jueves, 18 de septiembre de 2008

Adiccion sexual (Compulsive cruising) gay


En la revista Newsweek apareció un interesante artículo sobre las adicciones sexuales, y se me ocurrió retomar una conversación que tuve con mi colega Álvaro sobre este tema pero a nivel homosexual.
Newsweek
En varias ocasiones me tocó recibir en mi clínica consultas sobre personas homosexuales que compulsivamente, de noche, salían a buscar sexo a través del automóvil.
El diagnóstico era de una compulsión, recordando que para tal hay que cumplir con tres requisitos: a) Se sabe que no se debe hacer, b) No se quiere hacer , c) Pero no puede dejar de hacerse.
Debo admitir que la adicción sexual no está claramente aceptada como un trastorno, pero se intenta tratar clínicamente como un comportamiento compulsivo.
En la práctica, los grupos terapéuticos con personas con compulsión al sexo homosexual automovilístico no han dado buen resultado. Y, si no son conducidos por personas con experiencia terminan en simples “grupos de levante.”
A nivel de terapia individual logré cambios en un grupo muy pequeño, no más de 10 personas en casi 40 años. En estos casos se utilizaron técnicas de control comportamental de modificación de conducta, y en un par de casos se pidió la colaboración psiquiátrica para incluir un regulador selectivo de la recaptura de la Serotonina.
Debo señalar que lo del auto se aplica tanto al que maneja para "levantar" como al que busca que lo “levanten."
Nota: La foto la tomó James Dimmock/Showtime.

4 comentarios:

G10 dijo...

Irónicamente, el hombre de la foto es David Duchovny (el de Xfiles), me imagino que es tomada referente al papel que ahora hace en "Californication", donde actúa como un escritor con adicción sexual.
Bueno, sumando a la paradoja, dicho actor se internó voluntariamente en una clínica californiana para combatir su "adicción al sexo".
Vaya coincidencia, no?

alejandro canton dijo...

En todo caso, el tema es importante desde el ángulo clínico.
A.d.o.

Alvaro Gómez Prado dijo...

Este es un problema mucho más común de lo que se registra. Y es un fenómeno que ha llamado mi atención en los últimos dos o tres años. Creo que en esta época ya no se hace únicamente con los carros y los levantes nocturnos. Ahora se ha expandido a muchas otras situaciones y, siendo que es tan común y que (como dices) no se reconoce siquiera en los manuales de diagnóstico, pienso que debemos desarrollar alguna forma de abordar esta situación. Quien participa de ella (y son muchos) se pone en riesgo cada vez más. Ojalá encontremos algo pronto, yo sigo buscando.

alejandro canton dijo...

Álvaro, tú sigue buscando y yo sigo espantándome...
A.d.o.