lunes, 1 de septiembre de 2008

Ataque de Pánico


Me solicitaron que reprodujera esta entrada. Y como la mayoría la tengo grabada...

Siempre tuve la manía de convertir todas mis experiencias en material docente.
Y, como les mencioné, experimenté un ataque de pánico en Bocas del Toro.
¿Qué se siente? Empieza con un fuerte sobresalto en el corazón seguido de una especie de tensión-alerta muscular tan fuerte, que pareciera que todo el cuerpo va a estallar en pedacitos.
En otras palabras, un miedo que parece que va a matar.
Claro, como producto se tiende a respirar muy rápido – causando hiperventilación - el corazón empieza a latir como salido del carril y puede producir hasta dolor en el pecho – se cree que se está sufriendo un infarto.
¿Qué hacer?
Recordar que nadie se muere de un ataque de pánico.
Empezar a controlar la respiración – se toma aire lentamente y dejándolo ir como al abdomen, botándolo por entre los dientes con igual lentitud. Aflojar todos los músculos cuando va saliendo el aire. Esto se hace por un buen rato hasta que se sienta la respiración casi normal.
Es necesario ayudarse con un psicofármaco – el Clonazepam es el más eficaz.
Si no, consígase un frasco de Pasiflorina y tómelo en “shots” mientras sea necesario, hasta que pueda conseguir el Clonazepam, que se vende en Panamá únicamente bajo prescripción médica. Es increíble, pero 0.25mgs. puede controlar el cuadro inmediatamente.
Muchas cosas pueden disparar un ataque de pánico, pero no es el momento para investigarlo.
Y, si están en algún lugar como Bocas del Toro, me dijeron que allá todo el mundo anda tan relajado que si aparece un ataque de pánico se fuman un “pito” de marihuana.... y se acabó el problema.
De paso, mi hijo psiquiatra me dijo que en los días subsiguientes es buena idea meter una pildorita de 0.25 mgs. de Clonazepam en la cartera como un “seguro psicológico”.... si se siente un síntoma se toma y ya..
Y, la parte terapéutica me funcionó, pero ésto varía de persona a persona.
Le agradezco a G10 el apoyo psico-fisiológico que me proveyó. En tales momentos se necesita sentirse físicamente protegido

No hay comentarios: