lunes, 15 de septiembre de 2008

Lúes (sífilis) y VIH -- de interés gay

Me han solicitado volver a poner algunas de las entradas sobre salud sexual de la Parte 1 del blog.
Recuerdo la primera vez que en el consultorio hice un diagnóstico de sífilis. Fue al final de los ’60, y aún no había desarrollado la técnica específica del interrogatorio clínico sexual que luego pasó a llamarse “historia clínica sexual.”
El paciente era un joven de unos 25 años, homosexual, y conversando sobre su salud física en general me comentó que estaba algo preocupado porque desde hacía unos cuantos meses estaba perdiendo pelos en las cejas.
Tuve suerte de recordar una clase en la cual se mencionó que, en algunas personas, la pérdida de cejas podía ser un único síntoma de sífilis en su etapa inicial.
Se pidió la interconsulta al laboratorio y, en efecto, el muchacho resultó positivo por Lúes o Sífilis.
En una siguiente etapa puede aparecer un chancro o especie de llaga redonda en el pene. Y el asunto se va agravando en la medida que pasa el tiempo sin tratamiento con antibióticos.
Recordemos que esta infección de transmisión sexual hizo los estragos parecidos al SIDA hasta que aparecieron los antibióticos hace relativamente poco.
Un punto importante es que una persona con sífilis puede dar un falso positivo en la prueba de VIH. Por eso se recomienda que, paralelamente a la prueba de VIH, se haga también la prueba para sífilis.
Por suerte para la sífilis hay cura, pero el que adquiere sífilis y no adquirió el VIH tuvo el mismo riesgo de infección al no usar condón.
De manera que, hay que insistir en el uso adecuado del condón.

No hay comentarios: