domingo, 5 de octubre de 2008

"Dictaduras 2009"

El Dr. Sáez-Llorens vierte opiniones con las que tiendo a concordar. Y, creo que con la siguiente cierro el capítulo concerniente al Proyecto de Ley de la Salud Sexual y Reproductiva de los Panameños.... Y ojalá que la ciencia impere sobre las ideas mágico-religiosas....Amén.

POCAS OPCIONES ELECTORALES.

Dictaduras 2009
Xavier Sáez–Llorens
xsaezll@cwpanama.net
Durante los primeros años de columnista, en este periódico, me obsesionaba refutar con argumentos todas las réplicas recibidas de detractores diversos. La mayoría de estas críticas procuraban, tristemente, desprestigiar a mi persona más que debatir la idea expresada. Tardé en convencerme de que mantener indiferencia, ignorando agresiones y calumnias, no solo resultaba más eficaz sino también más placentero. He aprendido a disfrutar del silencio.

Turbio futuro le depara a Panamá en el periodo 2009–2014. Tendremos que soportar otra dictadura. Balbina representa el emblema de la dictadura militar, Varela el símbolo de la dictadura dogmática y Martinelli el estandarte de la dictadura económica. Por civismo y amor a la patria, ejerceré el derecho y deber del sufragio pero depositaré la papeleta intacta en la urna. Sólo gastaré la tinta que sirve para grabar mi huella dactilar. Jamás había decidido mi voto con tantos meses de antelación. Me la pusieron fácil. Advierto, no obstante, que mi decisión no debe ser tabulada en la estadística de Frenadeso, grupo gestor de una dictadura anárquica que promueve desestabilización, vagabundería y complejos tercermundistas.

Balbina fue uno de los dedos protagónicos de la mano izquierda del general Noriega y un vívido estímulo de los batalloneros de la indignidad nacional. Por principios personales y vivencias paternas soy enemigo de regímenes militares. Desarrollo más urticaria, sin embargo, ante civiles que adularon y ayudaron a los déspotas castrenses para provecho personal. “Plata para mis amigos, palo para mis enemigos” y “civilista visto, civilista muerto” son ejemplos de frases atribuidas a su autoría. Sus arengas verbales revelan una notoria pobreza discursiva. De cien frases coloquiales emitidas durante su victoria partidista, más de la mitad contenía la palabra compañero o compañera.

El resto provino de uno de los más insignes miembros de la cúpula fósil del colectivo, ahora en papel de ventrílocuo. Ella parece tener afinidad por la mitomanía. “No fui aliada de Noriega” (aunque el pusilánime dictador compartió estrado en múltiples ocasiones y buscó presuntamente refugio en su casa durante la invasión), “tengo tiempo de no hablar con Piedad Córdoba”, “no juré lealtad a Navarro pues lo del tren por encima era sólo metáfora”, son algunas evidencias de esa patología. Por estos deslices conductuales, no es descabellado creer la acusación de la ex legisladora Milanés de Lay. ¿No debería el Ministerio Público actuar de oficio ante tan impactantes declaraciones de soborno? Bueno, si nada se hizo con las revelaciones de Afú, me temo que el caso debe ya estar cerrado. Al fin y al cabo, como bien dice Pedrito, somos 3 millones de pendejos.

Varela es, según plausibles referencias, miembro del Opus Dei. En sí, eso no tiene nada de malo y respeto su espiritualidad personal. No obstante, hay tres problemas inherentes a la afiliación en dicha prelatura que me preocupan enormemente. Primero, por estatuto, ninguno de sus integrantes confiesa pertenecer a la vertiente elitista católica. Eso denota falta de transparencia, atributo humano fundamental para ser buen presidente y persona. Segundo, los valores morales emanados de sus directrices son considerados los únicos legítimos, factor que demuestra intolerancia a proyectos de vida diferentes y también válidos.

Temo que, de ser elegido, la salud sexual sufrirá un grave retroceso, la educación escolar volverá a incorporar a la cigüeña en la génesis del embarazo y la lucha por los derechos de homosexuales tendrá que retornar al clóset. Tercero, para imponer su proselitismo doctrinario, esta cofradía utiliza todo tipo de presiones y censuras, sin importar consideraciones bioéticas. Además, él se ha rodeado de arnulfistas que participaron en uno de los gobiernos más corruptos que registra la percepción ciudadana. Su inmadurez política puede propiciar errores costosos e irreversibles durante los primeros años de su mandato. Cuando depure su rigidez religiosa y practique política por más años, podría reconsiderar mi postura de cara al año 2014.

Martinelli es, ante todo, un comerciante. Todas sus ideas y sugerencias son, por tanto, de índole capitalista. Aunque se agita en el populismo de derechas, su gobierno podría carecer peligrosamente de enfoques sociales y exceder en privatizaciones de estamentos públicos. Sus pensamientos no parecen ser cuidadosamente razonados sino guiados por los impulsos del momento. Aunque el solo hecho de no pertenecer a los partidos tradicionales puede ser una cualidad atractiva para una ciudadanía hastiada de promesas incumplidas, la falta de una plataforma política y su colección de cuestionables figuritas del pasado lo obligarán a establecer alianzas perniciosas para la ejecución de decisiones gubernamentales.

Ha prometido no cobrar el salario de presidente, pero es difícil imaginar que no aprovechará el poder del puesto para abrir o reforzar empresas o sociedades anónimas propias a través de vínculos nacionales e internacionales. No me agrada su cercanía a círculos republicanos estadounidenses. Esas frases del eje del bien y del mal o de la invasión de Irak por mandato divino (reforzadas nuevamente por la candidata a la vicepresidencia, Palin) no solo reflejan isquemia cerebral sino una ideología fascista subyacente.

Aunque confieso que quizás le habría dado el voto a Cortizo en la próxima contienda presidencial, por regla general prefiero la alternancia partidista en el poder. Anclar raíces por tiempo prolongado propicia corrupción y clientelismo. En estas dos condiciones delictivas, nuestros políticos son expertos. No hay que ser adivino para presagiar que si la oposición va fragmentada, el PRD repetirá mando. Pese a mi infranqueable decisión de no apoyar a ninguno de los aspirantes, los amigos me preguntan a quién considero “menos peligroso” para los destinos inmediatos del país. Doy pistas. Con la bomba de tiempo que representa Chávez para la región, no me gustaría tener apéndices bolivarianos en nuestro terruño. Cansa el bipartidismo criollo, quizás haya llegado la hora de experimentar un cambio en los cromos habituales. Gane quien gane, sin embargo, brindaré consejos en el campo sanitario infantil a quien me lo solicite. Los adultos tienen los gobernantes que se parecen y merecen. Los niños no.
El autor es médico


La Prensa, 21 de Septiembre de 2008

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Este doctor ataca a todos los candidatos lo que entiendo viendo la calidad tan baja de estos candidatos de derecha, pero, por que no se lanza el por no se que plataforma ideologica ya que hasta a la izquierda ataca cuando en el mundo es esta ideologia la que apoya la apertura hacia los homoxesuales lamentablemente vivimos en un mundo en que nada es perfecto mucho menos la politica y debido a esto lo acompañare a votar en blanco en las proximas elecciones.

alejandro canton dijo...

Yo también lo acompañaré.
A.d.o.