miércoles, 15 de octubre de 2008

Refuerzos positivos.... abrazos de oso


En estos días estaba sentado con un grupo de amigos -- todos de la "familia" -- tomando café ¿dónde más? Ya ni sigo la propaganda.....
El asunto es que poco a poco se fue acercando esta figura masculina joven, inmensa, empujando un cochecito de bebé con un ídem en él.
Fue increíble cómo este muchacho vino hasta mi silla, me dió un abrazo de oso de esos que casi te levantan y dejan las patitas en el aire... Luego me acercó al bebé y éste me dió una sonrisa sin dientes que me recordó a mi abuela Clemen -- preciosa.
Todos mis acompañantes se quedaron con la boca abierta, asombrados del gesto. Y así lo comentaron cuando mi ex-paciente se fue.
Pero al rato veo que regresa el muchacho con una joven muy linda -- su esposa. Él me la presentó con un orgullo que se derramaba por sus poros. Y ella me dió un beso que sentí de agradecimiento.
Le tuve que recordar a mis amigos que no toda mi clientela era por motivos de sexología. Siendo psicólogo clínico, atendía de todo.
Para mí lo importante es que este joven no pareció hacer ningun juicio sobre el grupo. Lo principal era saludar.
Esa tarde a todos se nos mejoró nuestra salud mental.

No hay comentarios: