martes, 4 de noviembre de 2008

"Padres sobreprotectores = niños abusadores"


Éste es, creo, el título de un programa que están ofreciendo algunos psicólogos para padres que tienen niños con carcterísticas de alta irritabilidad, poca tolerancia a la frustración, exigentes, extremadamente indisciplinados y algunas cosas más.
Por lo general, dicen estos colegas, que aunque cada niño traiga su personalidad “especial,” el problema radica en que los padres no siempre se atreven a enfrentar que están ante un niño-problema.
Nunca fui especialista en atender niños, pero sí recuerdo que una característica en el entorno social de algunos niños era que, en son de “broma”, le ponían sobrenombres. Y, poco a poco el niño se acostumbraba a comportarse de acuerdo con el mismo. De tal forma, que si lo tildaban “el diablillo,” pues se aseguraba de cumplirlo.
Mas, cuando se le tildaba de “cuequito, patito y demás” el niño tendía a deprimirse. Pero, los niños se deprimen y muestran características muy parecidas al adulto “acelerado” que al adulto deprimido. O sea que no siempre se diagnostica la depresión.
En fin, lo que quiero señalar es que hay que estar pendiente de la reacción del entorno social al niño. No enfrentarse a los comportamientos negativos es negar la existencia de un problema que puede tener consecuencias permanentes tanto para el niño al tornarse adolescente y luego adulto como para sus padres.
N.B.: La foto es de http://www.photosearch.com/ (libre de derechos)

2 comentarios:

Alvaro Gómez Prado dijo...

Yo veo varios niños "negativistas desafiantes" y "disociales", que básicamente están respondiendo al ambiente, cada uno a su manera. Hay mucha tela que cortar con estos niños y, debido a la forma en que vivimos los adultos hoy día, estas reacciones en los niños se están haciendo mucho más frecuentes. A veces toma mucho tiempo para que un adulto (Terapeuta) pueda entrar en el mundo de uno de estos niños, porque ya no confían en "los grandes", pero cuando al fin se logra uno vuelve a ganar la esperanza y el chiquito puede crecer mejor y más sano.

Saludos y a llevar a sus hijos si es mucho problema, porque es mejor corregir estas cosas de chico y ver qué es lo que no estamos haciendo bien, sino, tendremos a un adulto con problemas MUCHO más serios después. Así que bien vale la pena.

alejandro canton dijo...

Sí, el asunto es más complicado que lo que la gente se imagina, tanto para los "clientes" como para los terapeutas.
A.d.o.