miércoles, 10 de diciembre de 2008

"Suicidio de jóvenes en Panamá...."


En La Prensa La Prensa el 6 de Diciembre de 2008 aparece un interesante reportaje escrito por Shelmar Vásquez Sween, en el cual analiza el fenómeno de los suicidios de jóvenes en nuestro país.
Me llamó la atención la mención de un jovencito de 12 años que se suicidó porque “supo que le gustaban los chicos”.
Me voy a centrar en este aspecto, que es uno de los que se incluía en la visión del fenecido Proyecto de Ley 442 sobre Educación Sexual y Reproductiva.
Se le hubiera enseñado a ese niño que su orientación sexual no tenía por qué convertirse en el punto central, negativo, de su vida.
Tuve muchos pacientes jóvenes que estuvieron al borde del suicidio, pero al recibir la educación apropiada cambiaron su enfoque y son hoy día personas responsables, contribuyentes a la sociedad y con auto- estima elevada.
Como ven, el Proyecto de Ley tenía una visión mucho más amplia que en la que se concentró el grupo vencedor.
Espero que la siguiente generación recapacite...
NB: La foto es de Google

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Que triste, yo muchas veces he pensado en la muerte. Sobre todo en las mañanas cuando despierto, en verdad no quisiera despertar. Cada vez me cuesta enfrentar más cada día que pasa. Pero me alienta la Fe y la Esperanza de que mi vida puede cambiar en cualquier momento para mejor. Por otro lado, no creo tener las agallas para quitarme la vida; hasta para eso hay que ser valiente.

alejandro canton dijo...

Anónimo, creo que hay que ser más valiente para buscar ayuda cuando hay una sensación tan frecuente de no desear vivir.
Busca ayuda profesional, por favor.
A.d.o.

Anónimo dijo...

Doc. como comenta Anonimo hay un monton que en algun momento de su vida, en especifico cuando la tormenta gay azoto en su proceso de aceptacion deseo morir. Hay quienes lo superaron, otros en quines todavia sigue latente y la desean a gritos pero no se atreven atentar contra ellos mismos, pero existe el suicidio latente extendido, ese que se sienten todos los dias cuando llega la noche, cando alguien les recuerda el objeto que cause el impulso de desar la muerte.
Esta entrada me hace recordar el compañero de terapia que dijo muy confiando y lo reafirmaba cada vez que se le preguntaba con espacios de tiempo, que el de los 35 años no pasaba, esa era su meta, luego para finales de la terapia la cambio diciendo que si no moria se veia viviendo en una isla desierta. El año pasado lo vi en el carnaval, sin zapatos en pleno culeco y le digo, oye busca algo que ponerte en los pies y me dice, Venezolano no pienses que este es un acto suicida, ya voy a buscar mis zapatillas eres la 5ta persona que me regaña.
Hay mucha gente que no se atreve a cometer el suicidio, eso indica que hay muchos muertos vivos, conviviendo con su indeseado interior gay, esperando que la muerte los separe.

El Venezolano

alejandro canton dijo...

Sí, para muchos la vida es simplemente respirar....
A.d.o.

Anónimo dijo...

Estimados amigos: el autoinfligerse daño fisico a su cuerpo esta transgrediendo la ley divina. Nuestro cuerpo es una maravilla creada por Dios y debemos protegerlo y amarlo. El hecho de las enfermedades depresivas que nos pueden angustiar deben ser superadas en el entorno familiar y cristiano. Por favor tienes muchas personas que te aman y principalmente el amor de Dios.
que Dios te bendiga siempre.
El chiricano

Anónimo dijo...

Shelmar Vásquez Sween, periodista de la Prensa se caracteriza en sus notas por querer causar demasiado revuelo y escandalo en lo que escribe. No es nada personal, pero sus notas siempre han de dudar por el toque de cronica roja.