sábado, 13 de septiembre de 2008

Hepatitis A y B y la homosexualidad

El Dr. Frank Spinelli, médico, está publicando, a través de The Advocate, un libro llamado “The Advocate Guide to Gay Men’s Health and Wellness”. Se puede traducir por” La Guía de The Advocate para la Salud y Bienestar de los Varones Homosxuales”. Y, al leer una de sus recomendaciones recordé que en las entradas pre-carnavales no incluí la hepatitis.
En todo caso, dice Spinelli que “debido a la naturaleza de sus prácticas sexuales los hombres homosexuales están más predispuestos a éstas enfermedades”, y se refiere a la Hepatitis A y B, que puede ser adquirida, especialmente, a través del sexo anal-oral si la pareja es portadora.
Sugiere que todos los varones homosexuales deben examinarse para ver si tienen los anticuerpos en su sistema ya que pueden haber estado expuestos y no saberlo. Muy parecido a lo que ocurre con el VIH. Y, si portan el VIH deben recibir las vacunas tanto para la Hepatitis A como para la Hepatitis B.
Si no aparecen anticuerpos tras el examen de laboratorio, se recomienda que las personas homosexuales se vacunen.
En Panamá, como sucede con todas las vacunas para adultos, son los individuos los que deben solicitarlas a su médico para que los refiera al laboratorio o al centro de vacunación. Por lo general, el médico no va a sugerir que se vacune, a menos que esté familiarizado con el tema de la homosexualidad o que su paciente le diga que por su comportamiento sexual está en riesgo para adquirir la Hepatitis A y B.
Después de haber completado la serie de vacunas la inmunidad se mantiene entre 7 y 10años.