jueves, 25 de septiembre de 2008

"Otra visión sobre la salud sexual"

En La Prensa de hoy encontré un artículo muy interesante que puede servir de contraparte para el aparecido ayer en cuanto al Proyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva.
El artículo fue escrito por Amir Bhular Sánchez. Y me parece que da una sugerencia interesante para todos, especialmente los padres de la extrema derecha religiosa.
En resumen, les sugiere tomar lecciones de salud sexual desde la perspectiva de padres resonsables y con las nociones científicas pertinentes que se están tratando de regulara en todo el mundo.
En síntesis, niños y cuidadores mal informados son víctimas futuras.
A continuación, el artículo en mención:

Otra visión sobre la salud sexual
24 DE SEPTIEMBRE. En respuesta al Sr. Juan Francisco De La Guardia y su artículo “Si no te importa mi familia, no me importas tú” (24/9/2008), en contra del Anteproyecto de Ley Integral de Salud Sexual y Reproductiva, hago estas preguntas: ¿Cree usted que los adolescentes no tienen el derecho de educarse sobre salud sexual, que no hablar de salud sexual hará que los jóvenes se abstengan de practicar sexo, que la ignorancia sexual puede evitar los embarazos precoces y las enfermedades de transmisión, que educarse sobre salud sexual promueve la promiscuidad, que el modelo de familia propuesto por usted es el único válido? Es irónico que utilice como modelo las ideas de la Iglesia católica, envuelta en escándalos de abusos a menores, tapados por tanto tiempo con el conocimiento de sus autoridades.

No estamos en la Edad Media, y la educación sexual es parte de cualquier sociedad moderna, no un atentado contra la vida y la familia. ¿Por qué temerle a una juventud educada en materia sexual? No sugerirá que nuestra juventud tenga el mismo conocimiento que tuvimos nosotros, en donde hablar del tema era tabú, y la poca información se adquiría en la calle.

El porcentaje de embarazos precoces y la alta incidencia de enfermedades de transmisión sexual es demasiado alto en nuestro país como para que una minoría utilice idearios moralistas anticuados como escudo para la ignorancia de los jóvenes. Hay que hablar claramente, y quizás sean los padres, como el Sr. De La Guardia, quienes necesiten un curso intensivo de educación sexual.

Amir Bhular Sánchez

"Salud Sexual y Reproductiva" -- ¿Extrema religiosa al ataque?


Me llegó este FW, al igual que a muchísimas personas sin haberlo solicitado. Y como ya hemos hablado aquí de Projecto de Salud Sexual y Reproductiva, el cual analizamos, encontrando más beneficios que detrimentos, creo que es interesante que lean lo que apareció en prensa ayer.

SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA. Candidato: si no te importa mi familia, no me importas tú Juan Francisco de la Guardia Brinopinion@prensa.com El anteproyecto de ley Integral de Salud Sexual y Reproductiva que discutirán los diputados en los próximos días distorsiona la grandeza de la sexualidad humana, pues hace obligatoria la educación sexual basada en la perspectiva de género e introduce una ideología contraria a la promoción de la familia como pilar de nuestra sociedad. Cuestionaremos a las autoridades sobre la capacidad de niños y adolescentes a “tomar decisiones autónomas” sobre sexualidad y reproducción, pues los están poniendo en elevados niveles de riesgo. Esta vulnerable población carece de criterio formado y capacidad de tomar decisiones acertadas sin la sana orientación de sus padres. Con ello se corre el riesgo de lesionar la integridad física,psíquica, social, moral y espiritual de nuestros niños y adolescentes. No solo se introduce una concepción hedonista y equívoca de las relaciones sexuales enseñando a niños y adolescentes desde tempranas edades las diferentes alternativas de orientación sexual. Bajo la premisa de evitar los embarazos en adolescentes y las enfermedades de transmisión sexual como el VIH/sida, expone a los menores de edad al uso indiscriminado de métodos anticonceptivos artificiales a tempranas edades con poca o ninguna supervisión médica, y se patrocina la promiscuidad, lo que hará aumentar aún más los índices de embarazos en adolescentes y el contagio de enfermedades de transmisión sexual, que pueden llevar hasta la muerte. Es inadmisible que se impida a los padres conocer y tomar decisiones en los riesgos y dificultades que enfrenten sus hijos. Y eso es lo que se pretende con el artículo de “derecho a la confidencialidad”. En ese artículo se imponen sanciones a quienes divulguen información de cualquier persona y de cualquier edad que haya consultado a quien sea respecto al tema de sexualidad y reproducción. Son los padres de familia a quienes le pertenece el derecho y el deber de velar por el sano desarrollo integral de sus hijos menores de edad. En este anteproyecto han pretendido enmascarar este artículo introduciendo otro que dice que los padres deben acompañar a sus hijos, pero si el menor va solo, el padre de familia no puede ser informado. Los anticonceptivos podrán ser entregados hasta por educadores, que muchas veces desconocen las enfermedades o traumas a los que está expuesto el niño. Otro ejemplo de irresponsabilidad en este anteproyecto, es permitir la esterilización a partir de los 18 años de edad. Nuestros jóvenes se verán expuestos al comercio sexual, pues una vez esterilizados ni embarazan ni se embarazan. La propuesta de ley es tan controvertida que para poder que se implemente la tienen que hacer obligatoria. Dice que “será obligatoria la inclusión de la educación sexual y reproductiva con perspectiva de género”. Esa ideología define por separado conceptos como la identidad de género, rol de género y orientación sexual; se revela la opción por la homosexualidad a tempranas edades y se afirma que la dotación genética no es determinante para la construcción de la identidad sexual. La educación con perspectiva de género dista del propósito de educar personas con dignidad humana, ciudadanos que pongan en práctica valores cívicos, morales y religiosos capaces de construir un proyecto de vida personal, que luego, y si así lo quieren, compartirán con otra persona que le complementa en el sexo opuesto, con miras a fundar una familia. Hay tanto miedo al rechazo, que en ningún punto de la propuesta se contempla la opción de objeción de conciencia por parte de los padres, lo cual es un derecho inalienable. Es curioso que se haya aprobado en Gabinete esta propuesta justo cuando los obispos católicos están en Roma reunidos con el papa Benedicto XVI, ya que la Conferencia Episcopal se ha opuesto reiteradamente a las leyes que atentan contra la vida y la familia. Los proponentes de esta ley, los que voten por ella en la Asamblea Nacional y quienes sean cómplices en su cumplimiento, tendrán que hacerse responsables penal y civilmente de los estragos que causen a cualquier persona a nivel físico, psíquico, moral y espiritual. Si queremos un mejor país, debemos votar por 78 diputados y un Presidente de la República que verdaderamente se preocupen por la sociedad panameña y la familia, no por aquéllos que se vendan a las millonarias organizaciones internacionales que promueven la destrucción de nuestra familia. Si quieres un mejor Panamá, antes de votar asegúrate de que los candidatos y sus partidos se preocupan por tu familia. El autor es otorrinolaringólogo.