jueves, 30 de octubre de 2008

Auto-aceptación -- requisito "sine qua non"



Estuve recordando en estos días muchas situaciones por las que pasaban muchos de mis pacientes homosexuales. Y luego de ver una película cuyo título ya olvidé, literalmente visualicé el sufrimiento de varios de ellos.
"Mirando hacia atrás" traté de recordar qué había en común, y realicé que la queja era algo así como: "Si pasa una muchacha se le va la vista... comenta sobre ellas en mi presencia... siempre hace algo para recordar que 'es hombre'....." y algunas cosas más.
Al final de cuentas se llegaba a la conclusión que para que una relación entre dos personas del mismo género funcione un requisito indispensable es que ambas tengan una total aceptación de su orientación sexual.
En este sentido se enfatiza que cada individuo no tenga vergüenza social de ser homosexual, aunque no tiene que portar una pancarta para demostrarlo.
De ahí fluye que no tiene que estar demostrando "hombrías", por lo menos no ante su pareja.
Bueno, el tema es algo trillado, tal vez, pero no me canso de hacer énfasis en que nadie debe comprometerse con alguien que no acepta su orientación homosexual, en este caso. Hacerlo es poner la salud mental en riesgo.