sábado, 22 de noviembre de 2008

"Orientación o des-orientación sexual" -- Reacciones


Aparte de mi análisis sobre la historia del diagnóstico de la homosexualidad como enfermedad hasta su eliminación como tal y las áreas grises que quedaron, el cual hice el año pasado, nada me ha causado más satisfacción que las últimas entradas sobre lo que denominé “Orientración o des-orientación sexual.”
He recibido opiniones a favor, como opiniones en contra y otras dudosas.

En USA me enseñaron que cuando una persona escribe un comentario a favor o en contra hay 10,000 que opinan igual. Eso fue en 1961.... Hagan la matemática para Panamá...
Bueno, de eso se trata.
Si mis ex-pacientes recuerdan, nunca me caractericé por seguir una “doctrina” intepretativa excepto mantener la ética profesional en su máxima expresión.
Siempre mantuve una actitud de cuestionamiento, y por eso logré hacer muchas cosas clínicas que ayudaron.
Pero, insisto, si uno no mira hacia adentro y analiza qué aprendió y en qué cambió, creo que la profesión se quedó como quien hace un camino, siembra plantas pero no florecen... Vaya, poético. Mas, las propuestas nuevas siempre causan escozor, porque todos nos apegamos a lo que estamos acostumbrados a creer.
Tal vez ahí está la diferencia entre Álvaro y yo y los demás profesionales de nuestro ramo. Ya Álvaro está cuestionando... y si continúa por ese camino yo me puedo ir tranquilo.... y eso que no fue alumno mío.
“Orientaciones sexuales paralelas” – un concepto nuevo. Y no tiene nada que ver con ser o no ser gay.