jueves, 5 de febrero de 2009

Cuando las historias se repiten....


Es interesante cómo no es muy buena idea "esconder" malas noticias pensando en que "al viejo le puede hacer daño."
Resulta que el martes me enteré, por casualidad, que una de las más cercanas benefactoras anónimas de APACSIDA ha estado enferma desde hace un año. Y su enfermedad me recordó hasta los huesos el calvario que pasamos con Emita.
Debo admitir que si no es porque G10 se reunió conmigo para cenar y luego me acompañó al supermercado -- tarea que odio -- hubiera caído en un agujero de tristeza.
Y siendo el martes mi primer día completo viviendo solo,pueden imaginarse la vulnerabilidad emocional del momento. Pero, cuando me enteré de la enfermedad de mi amiga no tuve más remedio que recordar que por muy mal que uno se sienta, hay otros que se sienten peor.
Por suerte que ella oye y le dije a su cuidadora que siempre la recuerdo y la quiero.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Su última línea me mato. El decir "te quiero" en unas condiciones así me recuerda a Cristo en el Calvario. Fue un acto de amor lo que hizo. que hermoso.
TC