lunes, 9 de febrero de 2009

Mis cinco minutos de fama....


Es realmente extraordinario cuando uno se da cuenta que donde uno menos se lo espera puede aparecer lo que los gringos llaman “my five minutes of fame.” Los famosos “cinco minutos de fama.”
El asunto es que estaba con dos amigos en mi casa cuando vimos mi “debut” en CNN en Español. Lo cierto es que al final me invadió una sensación muy extraña.... por un lado me provocaba decirle a Emita..... por otro también me provocaba un abrazo de grupo de tres. Y, en resumen, me paralicé y nada ocurrió.
Al rato me llamó uno de mis hijos y me dijo que la reacción de mi nieto menor fue: “Yo nunca había visto un abuelito por televisión.” Y eso nos causó mucha gracia a los tres.
¿Qué pensé de mí mismo? Curiosamente.... nada..... una sorpresa más. Apenas tengo un mes de estar de “ireporter” y ya llegué a los que todos quieren: aparecer en TV. Claro, no es lo mismo aparecer en Panamá, donde antes salía hasta en la sopa, que aparecer en una TV gringa con una audiencia de millones.... no porque sea mejor sino porque la competencia es muchísimo mayor.
¿Que si algo de esto tiene que ver con orientación sexual? Creo que no.
NOTA: Perdonen que use tanto esta foto de Tiger y yo. Pero me encanta.

6 comentarios:

edgar3 dijo...

Usted es extraordinario. Sólo que en ocasiones se le olvida.

alejandro canton dijo...

Edgar: "No es para tanto".... cuentos, yo no soy nada humilde! Gracias

Eduardo dijo...

Ya lo dije una vez y lo repito: ¡De aquí para OPRAH! No aceptes salir en nada menos importante. Jajaja... ¡FELICIDADES!

Anónimo dijo...

No hay que cepillar tanto porque despues la gente se lo cree y quien los baja de esa nube.

Es importante que alguien conocido defienda causa importantes pero que lo haga por conviccion y no por figurar.

Me parece que este es el caso.

omega

edgar3 dijo...

Anónimo:

Cepillar es sinónimo de adular. Conlleva una intención de manipular y obtener ventaja y provecho.

Halagar en cambio es una muestra de reconocimiento ante la obra que se realiza.

Alex no necesita ni de una ni de otra. Con su ego "cantoniano" él sabe darse sus propias palmadas y coscorrones.

Quizás, para mi es un ejercicio de declaración pública sobre qué me gustaría algún día hacer, con la misma calidad y honestidad.

Saludos,

edgar3 dijo...

Siento haber respondido a un Anónimo, cuando debí referirme con precisión al compañero Omega.

Saludos nuevamente,