martes, 17 de febrero de 2009

"Terapia de Grupo" y "Culto".... diferencias



Me parece buena idea ayudar al público a establecer una diferencia entre los conceptos de lo que los gringos llaman “cult” y lo que se conoce como “terapia de grupo.”


Primero ¿qué tienen en común? Pues muy sencillo, hay un “líder” que tiene una visión general de la meta global para sus pacientes.

Segundo, hay un punto de reunión.

Tercero, los miembros tienen necesidades en común.

Puede haber más asuntos en común, pero éstos son las más importantes en este caso.


Ahora ¿qué No tienen en común?

Primero, en el culto el líder es la autoridad máxima.

Segundo, en el culto es prohibido disentir.

Tercero, en el culto los participantes dependen emocional y, en muchos casos, físicamente, del líder.


En la terapia de grupo el terapeuta tiene una visión personal que comparte con los miembros para llegar a un fin o fines específicos. O sea, es un proceso de decisión de grupo.

En la terapia de grupo se incentiva el disentir, y se motiva la creación de alternativas.

En la terapia de grupo es imprescindible que el terapeuta no permita que se forme una dependencia con el grupo ni con su persona.

En la terapia de grupo los miembros tienen la libertad de decidir cuándo están listos para abandonarla.


Naturalmente, no se puede negar que haya muchas personas “eternamente agradecidas” en las terapias. Y como todo ser humano, el que me diga que no le agrada recibir las notas de agradecimiento creo que miente tanto como el que dice que jamás se masturbó en su vida..... bueno.... debo admitir que conocí algunos que no lo habían hecho...


Finalmente, en el “culto” se incentiva hasta la muerte con tal de defenderlo.

En la relación terapéutica de grupo se incentiva la “salud mental” y la vida.

Nota: Las imágenes son de internet -- Readers Digest y Newsweek.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hablando de agradecimientos, los que me conocieron durante la terapia saben que siempre estuve agradecido a aquella fuerza (interna o externa) que me hizo dar el paso para formar parte de la terapia de grupo.

En esos dos años pude aclarar caminos semioscuros de mi conducta tanto íntima familiar como social con respecto a mi sexualidad, resolví algunas cosas, me di cuenta de otras nuevas y me quedaron cosas pendientes por resolver, sin embargo tengo la ventaja de contar con una base más sólida para enfrentar esos pendientes que la base mucho más pobre que tenía antes de la terapia..siempre lo agradeceré sobretodo porque al final sin esa oportunidad quizás hoy estuviera metido en algún culto de esos que abundan por allí, formando parte de ése grupo de gente que se la pasa renegando de su sexualidad y expiando sus culpas a punta de latigazos.

JEMG

P.D. Chicos si van a carnavalear cuídense mucho y ése cuídense es en todos los sentidos imaginables.

Anónimo dijo...

Es cierto ya se lo que es ser atendido por un "profesional" que quiere que se le rinda culto pero conmigo se estreyo. Se necesita gente idonea no memorisadores que llegan a graduarse y no les gusta su profesion.

Omega

Eduardo dijo...

El tener la oportunidad de contar con una terapia de grupo bien llevada es algo muy bueno. Es importante conocer los puntos de vista de personas que, al igual que uno, tratan de resolver sus asuntos de la mejor manera posible, y se dan a la tarea de buscar información y obtener otros puntos de vista para iniciar el proceso. Lo de los cultos nunca me preocupó; es más, ni siquiera tuve el temor de encontrarme con uno relacionado a los temas que deseaba tratar. Pienso que en la medida en que contemos con las amistades correctas que nos den buenos consejos (en mi caso fue una amiga la que me dijo de asistir a una terapia de grupo), tengamos el deseo de ser mejores, y nos respetemos a nosotros mismos, en esa misma medida nos será más fácil identificar cuando el grupo en el que estamos no es el adecuado. Quienes nunca han asistido a una terapia de grupo, busquen siempre la ayuda de gente que les haya demostrado afecto verdadero a la hora de pedir recomendaciones. Serán esas personas las que les permitirán tomar una mejor decisión. Suerte en el proceso.