martes, 28 de julio de 2009

"El curioso caso de Stephen Daldry"

En Bloglines apareció este artículo que me parece de interés para los lectores de este blog. Toca un tema realmente controvertido.

El curioso caso de Stephen DaldryBy Dan

Hace muchos años, cuando mi cabeza era tan ingenua como la de un votante del Partido Republicano, fuí a buscar a mi madre a la peluquería, donde me presentó a su peluquero, alguien entonces no mucho mayor que yo, pero con más vida que la que yo tenía entonces, a sus espaldas. Moreno, de pelo lacio recogido en una coleta que sujetaba una cola que fustigaba a golpe de tijera el canal de su espalda, me extendió la mano como si fuera un manojo de flecos para que se la estrechara. Mientras yo intentaba sostener aquella ‘extrechez’, me miró como un ganadero a punto de pujar alto por una nueva cabeza de ganado.
‘Es que es gay‘, me dijo mi madre al salir, ‘pero está casado y con dos chiquillos. Y tan felices que son y tan guapa que es ella‘. Le pregunté si su mujer sabía que era gay. Lo sabía desde que se conocieron, al parecer. Con el tiempo descubrí por mí mismo, que excepciones no habían tantas, pero las habían. Un monitor de gimnasio, un profesor de escaparatismo, un chico de gasolinera y un director de orquesta fueron las estampas que han estado llenando mi álbum de cromos de quebrantaroles. Traficando hace apenas unas horas por imdb, he sabido que también
Stephen Daldry requiere aquí su espacio.
Stephen Daldry es uno de los directores más exquisitos del cine actual. Con ‘Billy Elliot‘, ‘Las Horas‘ y ‘El Lector’, es el único director abiertamente homosexual vivo, junto a James Ivory, que ha logrado estar nominado al Oscar en tres ocasiones. Aún no lo ha ganado, y como cinéfago tenía la ilusión de que un día se llevaría el premio, y como otros ya han hecho en los últimos años, Daldry se lo dedicaría a su chico. Más bien, según sabemos ahora, lo haría a su esposa e hija.
Sin embargo, nada de echarse las manos a la cabeza. El británico ni se ha sometido a una dieta espiritual milagrosa para curarse de vicios machos ni pretender borrar de un plumerazo el párrafo más importante de su vida. Y no os diré que juzguéis el paso que ha dado, sólo pretendo exponerlo, ya que tal y como aclara él mismo:
‘Soy totalmente gay, pero teniendo sexo con una mujer y criando niños en una familia tradicional’.
Quizás se os ha quedado cara de
WTF?, y tal vez esto, aparecido en la revista ‘The Advocate‘ tampoco os lo aclare mucho:
‘Lo que es divertido es cuando la gente dice: ‘Oh, ¿eso significa que no eres gay nunca más?. Y vas tu y dices: ‘Oh, dame un respiro. ¿Qué quieres decir? ¡Queremos tener chicos!. Pensamos que queríamos casarnos y tener chicos. Rechazo la idea de ‘Oh no, no puedo tener chicos porque soy gay. Puedo tener chicos si soy gay y puedo también casarme y tener una vida fantástica’
...
Y bueno, será el calor o las prisas, pero lo cierto es que aquí os toca a vosotros hacer aquello que os corresponde, leches, que es comentar de vez en cuando, y sin intentar sentar cátedra (no olvidéis que quien más o quien menos, aquí todos somos
grises), comentéis qué os parece todo este galimatías que a lo mejor no lo es tanto.
El amor no conoce reglas, como la sexualidad tampoco. Como ilustración, una muestra de la historia de un niño inspirador que no dudó en saltarse las reglas, según la cámara exquisita… de Stephen Daldry.

¿Qué les parece lo que leyeron?



No hay comentarios: