lunes, 20 de julio de 2009

Hasta la próxima, Jamie....


La única razón por la que estoy suscrito a La Prensa es para estar al día de los obituarios.

Y en estos días me enteré de la muerte de Jaime, a quien yo siempre llamaba "Jamie".

Jaime fue uno de los fundadores de APACSIDA, la organización que fue punta de lanza en un período en el cual todos los asociados al tema del VIH eran percibidos con mucha sospecha y hasta tratados con rechazo.

Jamie no tenía ningún reparo en aparecer en la televisión dando sus opiniones como parte del público, y eso que era profesor y estudiante de psicología.

Formó parte de ese grupito que yo denomino mis "héroes" anónimos.... porque en aquél tiempo el anonimato era prácticamente de rigor. Y todo el duro trabajo era totalmente voluntario.

Siempre lo recordaré con muchísimo cariño y agradecimiento, y estoy seguro de que en alguna parte del infinito se habrá encontrado con Emita, Norma y otros que se le adelantaron.... Y algún relajo hará con Emita, porque los dos se reían juntos mucho.

De manera que: "Hasta luego, Jamie. Te quiero mucho... A.d.o."

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Recuerdo muy bien que cuando iba a ingresar a la Universidad de Panamá y tuve que hacer los exmenes de ingreso, fue Jaime quien le toco instruirme y aplicarnos el mismo. Desde ese momento supe que era un tipo muy inteligente por que estudiaba Física y como todos saben, ser Físico requiere tener un coeficiente intelectual bastante alto por el razonamiento lógico que conlleva. El caso, es que despues me lo encuentro en APACSIDA y siempre me parecio un tipo super organizado, creo que rayaba en lo perfeccionista, pero siempre impecable en sus reportes y sus informes. En verdad fue una persona extraordinaria que dejo un legado de lucha y valor a todos aquellos que seguimos detras de él.

Ito

alejandro canton dijo...

Se me había olvidado que, en efecto, era Profesor de Física y, a la vez, estaba estudiando Psicología. Fue uno de los tremendos ejemplos de lo que es ser primero persona y luego todo lo demás...
Gracias, Ito.
A.d.o.