lunes, 5 de octubre de 2009

¿Con luz o a oscuras?


A través de los tres años de este blog me han llegado consultas o sugerencias sobre muchos temas, pero es primera vez que me consultan sobre éste.

Debo aclarar que sí se me preguntaba mucho al respecto cuando hacía consejería matrimonial y sexual.

Ya me han convencido de que entre parejas gay es muy difícil que no haya una historia de convivencia sexual previa, ya sea pasajera o con intención de permanencia. Y ésto tiende a colarse en la cama -- o la silla, o la pared o lo que sea -- enfrentando la presencia de un "fantasma de relaciones anteriores....." parafraseando a Charles Dickens.

De manera que, la mejor manera de lidiar con el posible fantasma es no darle la oportunidad de que se vea. Por lo tanto, procédase ¡con luz!

La luz permitirá que se vea la cara de la pareja, lo cual refuerza su permanencia y puede reemplazar el chip cerebral que contiene al "fantasma."

Todo lo anterior puede parecer medio tonto..... pero sí me tocó atender a algunas personas que se deprimieron mucho cuando su pareja, en lugar de decir su nombre, pronunciaba el del "fantasma."

Cuando los fantasmas han desaparecido, ya no importará si hay luz o no........

No hay comentarios: