lunes, 23 de noviembre de 2009

-6-

De manera que entre sorbos de Pasiflorina pasaron el día, el cual no estuvo nada mal.
-"Oye, y gracias por el abrazo de oso de anoche.
-" No fue nada."
-"¿Cómo que no fue nada! Otro no se habría atrevido a dármelo siquiera.
-"Bueno, no todos somos iguales."
-"Es verdad..... pero gracias, en serio. No sé qué hubiera pasado si no hubieras estado."
-"A lo mejor no hubiera pasado nada si yo no hubiera estado."
Y allí quedó el viejo, quieto en primera, porque cayó en cuenta que la escapada no funcionó.
Ella estaba allí.
Y el dolor inconsciente también estaba, aunque se tratara de ocultar de cualquier forma.
Y ya no era normal, porque habían pasado dos años.

El aeropuerto de Isla Colón tiene la ventaja de estar a un par de cuadras de la calle principal del pueblo, pero aún así decidieron ir temprano. -
"Tienen la costumbre de sobre-vender los vuelos y qué lío si ocurre."
Al entrar al avión apenas echaron a andar los motores volvió a aparecer, pero en menor intensidad, la sintomatología del pánico.
-"Y en un avión-" pensó. "Y con todos los viajes que tengo planificados."
Pero le pidió al muchacho que le enseñara más sobre su cámara, lo cual hizo y terminaron tomando unas fotos increíbles sobre el Puente Centenario en el Canal de Panamá.

Y, ya en Panamá, el plomo del malestar cada vez que tenía que hacer un alto ante una luz roja....

No hay comentarios: