miércoles, 2 de diciembre de 2009

-13-

Marzo puede ser frío en Nepal, aunque se nota más en las montañas, y no tanto en el valle de Kathmandú, lo cual no incomodaba salir a los jardines del hotel y observar la armonía de verdes alrededor y los picos montañosos blancos en la lejanía.

Como siempre, tenía preparada una lista de todos los sitios turísticos "de rigor." Aunque recordaba que para ella lo de rigor eran las tiendas de tejidos exóticos, que compraba para traer a Panamá y transformarlos en camisas para
los hijos y el viejo.

Lo primero fue ir a la ciudad vieja, la capital de los antiguos hippies, el área llamada Thamel, lleno de gente, "stuppas" o altares budistas y templos dedicados a las diversas divinidades veneradas en la región.

Recordaba que su amigo Tom le había dicho que había templos Budistas y Bahá'í, una combinación que el viejo no entendió muy bien, pero que ameritaban un vistazo.
Luego iría hacia el sur al municipio de Patan, el cual fue la capital de un reinado independiente antiguo.

Le llamó la atención la profusión de variedades étnicas, los animales dueños de la calle, especialmente las vacas, y la cantidad de chiquillos que se le acercaban para pedirle algo de dinero. Cosa que le causó gracia porque recordó que cuando, siendo niño, regresó a Panamá la chiquillada que jugaba en Las Bóvedas le caía en bandada a los turistas haciendo lo mismo, él incluído.

No hay comentarios: