miércoles, 7 de enero de 2009

No es solamente descubrir la orientación sexual...


Me han comentado muchísimo, últimamente, sobre la orientación sexual y la parte sexual.
Debo serles honesto: El tema me parece tan “académico” que a estos lectores los he referido al blog Al Ser Distinto, que publica mi colega Álvaro. Ahí se entiende perfectamente bien que son dos procesos diferentes pero cuya dinámica se encuentra en algún punto.
Pero estuve conversando con un amigo que está claro con su orientación sexual – homosexual – pero no se encuentra cómodo con la parte sexual-social del asunto. Y me preguntó mi opinión.
Como ya no soy terapeuta – aunque siempre daba mi opinión – le respondí algo que yo encuentro muy sencillo: “Yo no daría el primer paso..... pero si alguien lo da.... veremos qué decidiría hacer.” Esto vendría a ser un EDAS-3-4 en mi Escala de Auto-Evaluación Sexual publicada hace años en la Revista Latinoamericana de Psicología.
Lo importante es estar claro que hay que estar preparado para tomar una decisión.... Aquello de que “cuando me di cuenta ya era muy tarde” se lo dejo a los bobitos que se lo quieran creer.
Mi amigo dijo: “Bueno, nunca daré el primer paso..... Espero que haya quien lo haga...”
Realmente, sexualizar o no la orientación sexual debe ser una decisión que tome en cuenta la salud mental del individuo.