miércoles, 14 de enero de 2009

Mendigar afecto .... problema no solamente gay


En estos días me senté con un amigo y nos pusimos a conversar sobre mi dichoso tema de “mendigar afecto.”
Lo interesante de esto es que al conversar, aunque no sea terapéuticamente, y hacerlo en serio y con alguien serio, uno puede contestarse de manera más realista.
Como he mencionado en muchas ocasiones, a estas edades es muy frecuente caer en la actitud y comportamiento de “mendigar” afecto. Y, créanme, no me parece nada sano ni adecuado.
Pero mi amigo me preguntó "¿qué es lo que realmente se espera de la persona a quien dices que se le mendiga?"
Me la puso difícil. Y, finalmente pude darme cuenta que no es nada sexual, por lo menos no en el sentido tradicional. Es como si a uno le faltara la superficie de la piel y quiere sentirse que la tiene nuevamente, aunque sea por poco tiempo. Y, pocas personas tienen la capacidad de transmitir esa sensación. Y, al descubrir que alguien la puede tener, ahí viene la conexión que puede convertirse, como dice Álvaro, en adictiva.
Vaya, jóvenes, aprendan lo difícil que puede ser la vida en la soledad de la tercera edad.
Esto de mantener la salud mental con dignidad no es nada fácil. Y los libros de texto no dicen mucho al respecto....