viernes, 23 de enero de 2009

"Coquetería" -- ¿bueno o malo?


En estos días le comentaba a un amigo que su éxito como “asesor de ventas” -- creo que así llaman ahora a los vendedores – estribaba, entre otras cosas, en que era “coqueto”.
Inicialmente, puso una cara medio que de asombro, duda y curiosidad.
Le recordé que este tema aparecía bastante en la terapia de grupo. Aunque se centraba mucho en el muchacho que, bastante inconscientemente, siempre andaba a la “caza.”
Pero, en este caso, la coquetería es una suma de rasgos de comportamiento que inicia llamando la atención del “cliente” y poco a poco lo va interesando en el producto que se le ofrece.
En principio, el “coqueto” siempre busca complacer a su interlocutor, y al lograrlo sí puede producir un sentimiento de “reforzar de vuelta.” En este caso, un vendedor logra que el posible cliente se sienta tan bien que le provoque comprar el producto, inconscientemente para complacer al asesor de ventas.
Naturalmente, también ayuda si la persona coqueta es de buen ver....
Pero me ha tocado observar vendedores coquetos que no se parecen a Bradio Pittí... y tienen mucho éxito en su profesión.
Alguien me preguntó si la coquetería era algo adquirido o viene con uno..... No sé, pero hay bebés que con sólo mirarlos producen alegría.... otros que mejor se mira la ropita porque nada más salta a la vista....
Y, de paso, la coquetería no es característica exclusiva del gay.
En fin, ser coqueto no es malo...... Todo depende de cómo y cuándo se usa...... [Esto sonó medio “extraño”].
NB: Los que conocen a Tiger saben lo coqueto que es....