lunes, 2 de febrero de 2009

No es lo mismo "solo" que "solito"....



En este fin de semana recibí una excelente corrección de parte de mi hijo psiquiatra.
Como mi hijo menor se casó y era el único que quedaba en el "nido", le comenté a mi hijo: "Bueno, me quedo "solito."
Casi que de inmediato me dijo: "Tienes que arreglar eso...."
-¿A qué te refieres? le contesté.
- Una cosa es estar solo, lo cual es una condición circunstancial y otra cosa es decir "estoy solito, que implica 'pobrecito yo.' "
Debo admitir que en ocasiones caigo en la tentación de decir y sentirme "pobrecito yo, qué solito estoy." Pero, realmente , es un lujo que no me puedo dar.
Viéndolo bien, estar solo no amerita una queja constante. Hay maneras sanas de ponerle remedio.
Y creo que es un mensaje que vale la pena recordar, especialmente después de todos los comentarios que surgieron a partir de la entrada con el tema de la soledad.
Qué interesante poder aprender de los hijos..... o de la gente que lo conoce y quiere a uno bien.