jueves, 19 de febrero de 2009

"Turandot" .... más ópera en Panamá


La semana pasada pude asistir a la presentación de la ópera Turandot, de Giacomo Puccini. Es la versión "china" de Madame Butterfly, que fue presentada en el Teatro Nacional el año pasado.
Debo admitir que para ser puesta en escena con tan poco tiempo la orquesta y el coro, conformado por panameños, estuvo bastante bien. Y en el coro se escuchaban buenas voces operáticas especialmente entre las damas.
Turandot, la tirana princesa china que mandaba a asesinar a todos los candidatos a su lecho fue interpretada por una soprano que, cuando empezó a cantar, me dejó frío con su patética y frágil voz. La versión que se presentó en la Ciudad Prohibida en Pekin tuvo como protagonista a Montserrat Caballé, con una voz imponente y potente.... De manera que la comparación no la pude evitar. [Corrijo, fue Giovanna Casolla -- gracias Carlos de Guatemala]
En cambio, Liu, la esclava, la interpretó la mezzo-soprano Ana Rosa Orozco, nacida en Colombia pero nacionalizada guatemalteca. En fin, de nuestro patio latinoamericano...
Debo decir que "la botó."
El Mandarín y el Emperador fueron interpretados por panameños, que cantaron bien.
Pero los héroes de la noche fueron Ping, Pan y Pong, quienes combinaron sus extraordinarias voces de manera magistral.
Y el aria principal "Nessun Dorma", cantada por el tenor Miro Solman, no tuvo nada que pedir, aunque prefiero voces un poco más "limpias y claras". Esto es asunto de gusto musical-auditivo.
Lo único "disonante" fue que el papel de verdugo se le adjudicó a una mujer, fula y de mucho pecho .... tal vez le daría fuerza para manejar la espada para cortar cabezas. No sé qué significado pueda tener esto, porque sí hubo algunos cambios en el guión.
Bueno, un poquito de cultura panameña no nos viene mal.