jueves, 18 de junio de 2009

"Prom Queen" -- Reina del baile --- nueva generación


A través de bloglines recibí esta interesante información:

Sergio García es un chico gay recién graduado en el instituto Fairfax de
Los Angeles, pero lo curioso es que Sergio será recordado por sus compañeros como la reina de su promoción.
Cuando llegó el momento de que los
alumnos del Instituto Fairfax decidieran si se presentaban a rey y reina de la promoción, Sergio pensó en concursar, pero él sabía que su personalidad era más acorde con el hecho de ser reina que rey, así que consultó las bases del concurso y se dio cuenta de que no era necesario ser chica para presentarse a reina.

Al principio no pensaba que el instituto fuera a permitirlo, pero de
todos modos se lo tomó como un reto y lo que empezó como una tontería acabó desatando un dialogo serio sobre los roles y el género en el campus.
Sergio García ganó contra todo pronóstico el concurso y fue coronado
reina de la promoción cuando ni tan sólo se encontraba entre los favoritos.
Por lo visto, se ganó a los alumnos del instituto en un serio y emotivo
discurso sobre género que dio en el gimnasio; en ese momento se dieron cuenta de que no era un payaso en busca de protagonismo, sino que su
propuesta era seria. La suerte ya estaba echada.
Muchos votaron a Sergio García para apoyar los derechos de los gays,
otros por ver a dos chicos bailando juntos en el baile inaugural, pero
evidentemente también hay alumnos que lo desaprueban.
Esta no es la primera vez que gays, lesbianas y transexuales estadounidenses consiguen coronarse reyes o reinas en categorías que hace unos años ni se hubieran planteado. Algo está cambiando en la percepción de la homosexualidad y esta generación que ahora está
saliendo de las aulas será la que hará posible el cambio.
Gracias a todos los que nos habé is avisado.
Vía
Towleroad


Me parece que esto nos demuestra que la siguiente generación va a venir con una actitud más tolerante hacia los gays, aunque siempre habrá un grupo considerable que los rechazará. Hasta ahora la historia lo ha demostrado.