lunes, 22 de junio de 2009

Bruno al Desnudo


Anónimo envió lo siguiente:
BRUNO AL DESNUDO Hay que reconocerlo, Sacha Baron Cohen sabe vender sus películas. ¿Cómo lo hace? Buscando polémica, metiéndose en sus rocambolescos personajes y sobre todo... dejando la vergüenza a un lado. No hay duda de que el actor se vuelca en cuerpo y alma en todos los apectos de la promoción, lo cual es meritorio especialmente porque... ¡funciona! A punto de estrenar ‘Bruno', cinta en la que encarna a un homosexual austriaco obsesionado con la moda, lo último que se le ha ocurrido al cómico ha sido despojarse de sus ropas y, caracterizado como su alter ego, posar para la portada de julio de la revista GQ.En 2006 Baron Cohen ya alcanzó el éxito con ‘Borat', un atrevido falso documental basado en otro personaje de su ‘Da Ali G Show'. En aquella ocasión el juego del británico fue muy similar al de ahora, sirviéndose con gran maestría de la descomunal polémica que generó la película, que llegó a ser demandada desde varios frentes. Era de esperar que con ‘Bruno' pasara algo parecido y de hecho muchos se olían de dónde iban a venir la mayor parte de las protestas. En Estados Unidos ha sido el colectivo de activistas gays el primero en mostrar su preocupación por el filme, ya que según ha declarado la película refuerza todos los estereotipos negativos de los homosexuales. El estudio se defiende argumentando que la película busca satirizar la homofobia. Según su portavoz "Bruno usa la comedia provocativa para demostrar lo absurdo de muchas formas de ignorancia e intolerancia".Dado que este comunicado no ha calmado los ánimos en absoluto el siguiente en pronunciarse ha sido Rashad Robinson, de la ‘Alianza de Gays y Lesbianas contra la difamación', quien ha manifestado que "entendemos que la intención de los realizadores ha sido buena -desenmascarar la homofobia a través de la sátira-, pero al mismo tiempo están creando el descontento en nuestra comunidad". La película empezó a hacerse oír hace meses durante el rodaje de la misma, cuando el cómico interrumpió el desfile de Agatha Ruiz de la Prada en Milán con el consabido cabreo de la modista. Una vez finalizada comenzó a posar en diversos photocalls vestido como el personaje y repartiendo sugerentes posturas entre los divertidos fotógrafos que difundieron las instantáneas a los cuatro vientos.El broche final lo puso en la gala de los premios MTV, en la que vestido de angelito sobrevoló a los invitados dejándose caer encima del rapero Eminem que acabó saboreando las nalgas del actor. Poco después se supo que la bromita estaba preparada de antemano aunque la polémica ya estaba servida. Y es que hay que confesar que las dotes interpretativas del protagonista de ‘8 millas' están ya fuera de toda duda. ¡Menuda cara de cabreo que puso, cómo nos engañó! Los responsables del filme esperan una buena acogida por parte del público, que ha reaccionado bien al tráiler difundido hace algunas semanas (podéis verlo aquí). De nuevo tan irreverente como sorprendente. ¿Qué opináis? ¿Os parece acertado el atrevido trabajo de Sacha Baron Cohen u os gustaría que dejase de polemizar tanto?
Nota aparte:Esta alianza gay contra la difamacion quienes son.