miércoles, 24 de junio de 2009

¿Prostitución doméstica?


Un amigo me ha insistido en que los temas deben ir más enfocados hacia el título del blog: "Orientación..........." Y sugirió que incluyera ejemplos de la vida real.

Bueno, tengo muchos de esos y, en realidad, se han publicado. Pero voy a regresar a uno que se me consultó hace poco.

Se trata de la persona profesional, entre los 30 y 40 años, homosexual sin problemas de aceptación, económicamente independiente que termina empatándose con alguien que aún no es profesional ni es económicamente tan independiente.

Lo cierto es que si no hay una real colaboración doméstica-económica proporcional a los ingresos de cada uno, la persona de mayor ingreso puede terminar sintiéndose que está reforzando la dependencia económica de su pareja. Y, al final, se desarrolla una actitud de protesta inconsciente que le puede hacer daño a la relación.

En muchos de estos casos, cuando se evalúa en detalle, es fácil que se concluya que ambos están en una relación prostituída: proveedor uno y cliente el otro. La llamo prostitución doméstica.

Lo interesante es que esto no es exclusivo entre algunas parejas homosexuales. También ocurre en parejas heterosexuales en las cuales muchas mujeres "utilizan" al hombre para llenar sus necesidades.

Sugiero que si alguien se siente incómodo en su relación de pareja por motivos similares debe hablarlo claramente. Y, si es necesario, buscar ayuda terapéutica.

El tema no es fácil. Y ya alguien me dijo que "el que quiere celeste que le cueste....."
¿Qué píensan ustedes?