viernes, 21 de agosto de 2009

Intervenir clínicamente.... ¿o no?


Estuve conversando con un amigo este fin de semana. Es un muchacho sumamente inquisitivo, lo cual siempre resulta en un intercambio enriquecedor de opiniones.

Me estuvo preguntando sobre la posibilidad de cambiar comportamientos de tipo femenino en niños. Y yo le contesté que sí es posible.

Naturalmente, la siguiente pregunta se basó en la posibilidad de cambiar la orientación sexual si había una que fuese "diferente." Mi respuesta fue que no. La orientación sexual no se puede cambiar.

Luego recordé que hay una corriente de opinión clínica al respecto, especialmente en USA. En este grupo se recomienda no intervenir en un caso en el cual el niño pudiese tener un comportamiento feminoide, y especialmente si se sospecha que hay una orientación homosexual.

Todo esto vino a colación luego de haber leído los reportes sobre el rechazo social tan violento que se está observando hacia los gays en muchos países.

Mi opinión muy personal es que si un niño viene con características que le pueden provocar rechazo social, es conveniente ayudarlo a preservar su orientación sexual pero mantener un comportamiento social que no le provoque rechazo en su medio social.

Naturalmente, hay que hacer un diagnóstico correcto, porque un asunto es tener una orientación sexual diferente y otro es tener un trastorno de identidad sexual -- que sí es enfermedad.