lunes, 31 de agosto de 2009

Facebook o "mírate a tí mismo...."



Yo pertenezco a la generación en la cual teníamos, como gran cosa, una máquina de escribir para hacer todas nuestras escrituras formales e informales. La disertación doctoral fue una odisea....

Si salías del país, dos semanas para recibir contestación de una carta, o un mensaje por "cable" que siempre era seguido por terror antes de abrirlo...

Ahora tenemos Facebook. E intenté utilizarlo luego de ver cómo mis amigos en USA lo utilizaban y se divertían con los comentarios que hacían entre sí. Siempre entendí que si alguien ponía algo era con la intención de recibir comentarios.... lo cual me parecía entretenido.

De manera que abrí una cuenta e invité a algunos tanto de USA como de Nepal e India -- me buscaron como "amigo" por mi interés en trabajo comunitario. También incluí algunos de los panameños, incluyendo mis familiares.

Señores, los viejos cometemos indiscreciones, muchas veces inocentes, al creer que todo el mundo que participa en estas cosas va con intenciones neutrales. Y yo cometí algunas, como tomar fotos al estilo "cámara indiscreta". Pedí excusas lleno de vergüenza...

Luego encontré que entre algunos de mis amigos se empezaron a dar situaciones muy típicas del grupo diverso --lo que en las terapias se identificaban como intrigas, sinsabores...

Decidí quedarme con el grupo extranjero, con un par de amigos panameños que no viven en el país y mi familia.

Fue mi experiencia personal, y no estoy diciendo que todas las personas "diversas" sigan el mismo patrón..... pero este es un medio de comunicación que prefiero abandonar y regresar al e-mail y, especialmente, los encuentros de "cuerpo presente."
Personalmente, en el camino creo que perdí un par de amigos..... En fin, no siempre los procesos de aprendizaje tienen un fin agradable.