viernes, 25 de septiembre de 2009

Vida Homosocial .. nada fácil!


Tengo que compartir esta anécdota porque me parece que hay una lección para todos.

Probablemente recuerden que en algunas entradas anteriores analicé cómo, ante la viudez, las parejas straight que uno conocía anteriormente tienden a apartarse. Y, en mi caso, mi vida fue tornándose homosocial.

Ito viene a visitarme todos los jueves... es ya un ritual en el cual dos personas bien adultas hablan del presente, pasado y sueñan con un futuro. El cariño acumulado a través de más de dos décadas es fuerte y muchas cosas se dan por sentadas.

Pero, de repente, apareció otra persona que poco a poco ha ido entrando en el círculo y con el cual me siento muy cómodo. Un adulto joven pero bien adulto, respetuoso de la tercera edad, conversador... en fin, buena compañía que generalmente aparece un día a la semana y el fin de semana. Y respeta que el jueves "es de Ito."

Desde hace unos días no me he sentido muy bien y pensé que no podría ir al miércoles de baratillo en los cines de Multiplaza... De hecho, no podía ir.

Cuál sería mi sorpresa cuando, algo después de las 8 p.m. oigo un llamado a mi puerta y el muchacho me dice: -"Como no tenía minutos de celular y sé que espera verme los miércoles decidí venir...." Tengo una colección impresionante de videos...

Cuando regresé de llevarlo a su casa más tarde pensé qué tenían algunos de mis pocos amigos en común y llegué a la conclusión siguiente:

Mantienen el guión de: "¿Qué puedo hacer para que él se sienta bien?"

Me encanta porque yo trato de seguir el mismo guión.

Cuando ésto se logra de manera recíproca, hay amistad para siempre.... Y, créanme, tengo amigos que datan desde mi primer año de universidad.

Amén