lunes, 11 de enero de 2010

-40-

En la década de los 80 todavía no había tomado fuerza lo que hoy se denomina verbalización "políticamente correcta," y sí le sorprendió escuchar el improperio. Y rápidamente hizo una evaluación de su vestimenta, la cual no encontró mayormente diferente a la de cualquier congénere de su edad.

¿Ademanes feminoides? En terapia aprendió a eliminarlos, aunque estaba consciente de ser un poco más "fino" que los panameños de su generación. Ya le habían dicho a sus padres que no sería el "machazo" pero no sería rechazado por su comportamiento social. Y esto había resultado ser cierto.

Lo único que le quedaba era lo que su madrina no se cansaba de repetir: -"Es demasiado bonito para ser hombre."

De hecho, se pagó una parte de su carrera uiversitaria trabajando como modelo luego de tomar un curso de modelaje en una agencia local. Y era bastante bueno porque su rostro se veía en vallas publicitarias a través del país. Mas, ya una vez graduado, sintió que su atractivo ya había cumplido su cometido.

Claro, esto fue relativo, porque luego aparecieron los deseos de vivir su vida más libremente, y vislumbró que había una manera más fácil de lograrlo.

Y ahí empezó a ver a su alrededor en busca de patrocinador.

No hay comentarios: