lunes, 18 de enero de 2010

-45-

El factor sorpresa fue más bien una reminiscencia de su vida sexual en Panamá. Encuentros sexuales con hombres casados habían sido frecuentes en una cultura en la cual nadie se consideraba homosexual a menos que fueran "pasivos."

Mas, parecía que tal vez a través de algún proceso de maduración adulta, por lo menos así lo concluyó, empezaba a cuestionar por qué algunas cosas ocurrían y por qué algunas personas llevaban a cabo acciones que traicionaban lealtades como las que se esperan en un matrimonio.

Y rechazaba, en Italia, la idea de irse a la cama con alguien que estaba en el proceso de adquirir la responsabilidad de ser padre, y más cuando él tuvo alguna participación en la misma.

En la otra cara de la moneda, fue la primera vez en muchos meses que se sintió responder sexualmente a otro hombre. Y esto lo hizo sentirse moralmente incómodo, tal vez por primera vez en su vida.

No hay comentarios: