lunes, 1 de febrero de 2010

-55-

No le entusiasmaba ir a San Pedro porque no se identificaba con la religión católica, pero sí estaba picado por la curiosidad de escuchar al Música Viva.

Llegó temprano y le explicaron que el coro se colocaría a un costado de la nave en un pequeño enclave que se preparó para sus veintisiete miembros. Darían un mini-concierto de música clásica y folklórica latinoamericana al terminar la misa. Mientras tanto, el coro del Vaticano cantaría durante la liturgia.

Aunque no había la bonificación de la presencia del Papa de turno porque se hallaba en África la Catedral de San Pietro estaba abarrotada de público, unos religiosos y otros turistas que caminaban por todos los vericuetos del recinto.

Ayudantes de la iglesia ayudaron a repartir volantes sobre la trayectoria del Música Viva y el enfermero conoció que habían estado en Cuba, Washington, D.C., Colombia, Rusia, los Países Bálticos, España y otros lugares, siempre participando en festivales y concursos corales. El grupo se fundó en 1977 y ya tenían más de diez años de actividad.

No hay comentarios: