jueves, 14 de enero de 2010

-43-

Después de haber visitado muchos hospitales y clínicas tanto públicas como privadas encontraron el Ospedale San Pietro Fatebenefratelli, el cual sería eventualmente re-ubicado en la Vía Cassia. De hecho, había tomado el curso de preparación para el parto en dicho Centro.

Había aprendido el curso Lamaze, educación prenatal y otras estrategias que el joven estaba preparado para desempeñar. Y luego de varias entrevistas y recomendaciones tanto de Aldo como de ex-profesoras de enfermería fue aceptado.

Ser el único varón en el equipo de enfermería lo hacía sentir como "Bendito tú eres entre todas las mujeres....," aunque sin aquello del "fruto de tu vientre." Aunque la mayoría de ellas eran matroncitas que lo trataban más como hijo que como compañero.

Y adquirió mucha popularidad tanto entre las pacientes como entre el resto del personal del hospital.

Con este perfil se acomodó a su nueva vida profesional.