lunes, 25 de enero de 2010

-50-

El escape, frustrado, al Principado de Mónaco, le dió una vía de libertad de su monótona vida como profesional.

Y decidió que aprovecharía todas las oportunidades que tuviera para conocer Italia. Esta alternativa se le hizo graciosa porque recordó que nunca había ido a Las Tablas en Panamá a participar de los carnavales. Allá había un slogan publicitario que leía: "Conozca Panamá primero y después el extranjero." Pues, sería al revés.

Ya tenía algunas amistades en el hospital, especialmente entre sus colegas femeninas. Una lo invitó a pasar un fin de semana en Florencia, unas cuantas horas desde Roma. Y se quedarían en casa de familiares, abaratando el costo del escape.

Como era de esperarse, la visita a la estatua del David de Miguel Ángel era una meta fija. Y quedó completamente paralizado por la perfección de un cuerpo humano que solamente podía lucir como tal esculpido en piedra, donde el paso de los años no cambiaría músculo en grasa, tersura de piel por arrugas y descenso de testículos por vejez.

Nota para bajar libros de internet

Tengo entendido que para poder leer los libros que se bajan de e-bookio.com es importante tener instalado Adobe Reader 9. Si no el archivo no se puede leer.
También se pueden leer en e-bookio sin necesidad de bajarlos, y eso ahorra papel.
Gracias