jueves, 6 de mayo de 2010


Hace un par de día no me estuve sintiendo muy bien. Había una tristeza leve pero incómoda. Y a mí no me gusta sentirme así sin saber qué motiva el pesar.

Después de darle muchas vueltas a muchas posibilidades y de conversar con alguien me dí cuenta de lo que ocurría.

Acababa de subir "Las Horas No Tienen Días" para publicación. Este proceso equivale, simbólicamente, a un parto. Se le dio vida a una obra-personaje y al entregarlo a la editorial - vida - ya se pierde el control sobre lo creado. No se sabe cómo continuará su existencia.....

Esta es una de las razones por las cuales casi nunca vuelvo a leer mis obras una vez publicadas. Siempre se piensa que se pudo hacer mejor....

Ya hoy me siento bien, y orgulloso de tener otro ser con vida compartiéndose con otros seres vivientes que lo aceptarán o rechazarán según les parezca. Lo interesante es que a ese ser no le importa qué ocurra....

De paso, ya estoy dándole vueltas en la cabeza a otra creación....