martes, 18 de mayo de 2010

Día Mundial Contra la Homofobia


Ayer, 17 de Mayo, se conmemoró el Día Mundial Contra la Homofobia.

Para empezar voy a explicar qué implica, realmente, la "homofobia."

Una "fobia" es un miedo irracional, prácticamente paralizante, a algo y, por lo tanto, está clasificada como una enfermedad tanto por los gringos en su DSM como por la Clasificación De Enfermedes a nivel Internacional de la Orgalización Mundial de la Salud.

De tal forma, una "homofobia" es el miedo irracional al homosexual y a todo lo relacionado.

Esto, en principio, clasificaría como psiquiátricamente enferma a la gran población que es señalada como "homofóbica." Y no habría suficientes psiquiatras, ni psicólogos clínicos para tratarla.

No creo que la terminología sea correcta, puesto que en estos individuos no hay un "terror paralizante." Por lo contrario, son muy activos en las diversas formas de hacerle la vida imposible a las personas de orientación sexual "diversa." En realidad, son "rechazantes de homo... lo que sea." En USA ahora los llaman gay haters, en contraposición a gay lovers, que serían las personas que apoyan a los gays.
Por ejemplo, la gente que me ha rechazado no los puedo catalogar de "homofóbicos." Simplemente no les agrada una parte de mí. Y están en su derecho, aunque me duela. Ahora bien, su rechazo, si no lo manejo bien, me podría causar problemas emocionales, y ya eso es responsabilidad mía.

Mi opinión muy personal es que este rechazo se ha reforzado, a través de los años, por el comportamiento socialmente y sexualmente irresponsable de muchos miembros de la comunidad "diversa." Si bien sé que no es la mayoría, son los más notorios y los que refuerzan el estereotipo negativo.
De manera que, yo prefiero referirme a la fecha conmemorativa de ayer como el "Día de Repudio a la Discriminación y Violencia Hacia las Personas Diversas."

¿Qué hacer? Ni idea, aparte de encomiar a los que dan el buen ejemplo.