lunes, 16 de mayo de 2011

How Not To Raise Your Children / Cómo No Criar Sus Hijos

A few days ago a group of former co-workers -- now all retired clinical psychologists -- got together for a few hours of reminiscing about...
Most of them were women, some still married, others divorced.  Throw in two guys -- one a widower and other on a close to 50 years marriage. 
The almost unisone complaint: "Our kids don't have time for us!"
The general opinion:  "We did everything for them... cooking, clothing, errands, birthday parties....."
In the end, we all came to the conclusion that we must write a book.  It's title: "How Not To Raise Your Children"
I did come out in the children`s defense:  "We did so much that they perceive us as invincible...always able to stand on our on." 
ESPAÑOL
Hace unos cuantos días nos reunimos varios compañeros y compañeras de trabajo de la CSS.  Ahora todos psicólogos clínicos jubilados.
Al conversar sobre la familia la queja casi que general fue: "Nuestros hijos no nos atienden..."
Los detalles generales: "Les dimos de todo... cocinamos, vestimos, hicimos mandados, cumpleaños....."
Mi defensa de los hijos: "Hicimos tanto que nos perciben como invencibles..."
Al final, decidimos escribir un libro entre todos.  Tìtulo: "Còmo no criar los hijos."


1 comentario:

Piedad dijo...

Alex, me considero afortunada. Apoyo tu opinión. Como psicólogos nos esforzamos con demasiadas espectativas en ser buenos padres. El problema es cuando caemos en sobornos afectivos para obtener la aprobación de los hijos, igual que hacen los padres no titulados. Aprendamos que nadie nos espera al final de ningún camino para entregarnos un trofeo como premio, en el mundo actual ya ni siquiera por ser buen amigo. No hablemos de nuestros reconocimientos como parejas o como padres. Personalmente he llegado a un punto en el que agradezco lo que recibo e ignoro lo que me dejó esperando. A veces el error es crer que estamos criando hijos especiales, porque son hijos de personas que conocen teorías y técnicas. Podríamos empezar todos considerar que nuestros hijos hacen con su vida lo que pueden y son producto de nuestros acietos y erores también. Saludos. Piedad