sábado, 1 de febrero de 2014

Feliz Cumpleaños, Vadim

Hoy cumplo 40 años de conocer a mi hijo Vadim. Les comparto un relato del libro ¿"Recuerdas...en tus sueños"? a propósito de mi chiquillo.
De Pechos y Hoyuelos
Recuerdo que cuando tu abuelita estaba en el hospital esperando a que nos trajeran a tu papá recién nacido ocurrió algo muy gracioso. Estábamos en la sala de “media pensión” del Hospital Santo Tomás -- ahí el Seguro Social cubría todo -- y entró una auxiliar de enfermería empujando una especie de mesa para diez personas con una serie de cuadros divisorios encima. Dentro de cada cuadro había un bebé y, apenas tu abuelita vio a tu papá exclamó y señaló con el dedo índice de su mano derecha: “Yo quiero ése.” Vaya, en efecto, apenas lo vi. reconocí que era tu papá. Yo no hubiera podido hacer esa identificación contigo, porque no sé a quién te pareces. Aunque hace un rato medio que hiciste una mueca-sonrisa y apareció un hoyuelo en tu mejilla derecha, igual a la de tu hermanito mayor y tu madre.
También estaba viendo las sabanitas que hay preparadas cerca de tu cuna. Reconocí que todas las bordó tu abuelita para tu papá y tus tíos. Es obvio que las guardó y se las regaló a tu mamá antes de partir. Pero no me causó tristeza verlas sino alegría porque veo en esa obra su presencia.
El ver a tu mamá darte pecho se añadió a las novedades, porque tu abuelita no pudo hacerlo con tu papá y tus tíos. Todo se enredó cuando el parto de tu tío mayor fue tan enredado que posteriormente tuvieron que internar al niño por casi dos semanas, y se perdió la oportunidad. Después ella estaba trabajando y en aquellos tiempos eso de ordeñarse y dejar las mamaderas en la refrigeradora no estaba muy de moda. Siempre lo lamentó, pensando que su papel de madre estaba algo incompleto. En cambio, tú tienes mamá a “pecho completo.” Crecerás mejor protegido de enredos de niños o, como decía tu tátara-abuela : “Mi hija es tan saludable porque tomó pecho hasta que cumplió un año.” Ella se refería a mi madre.
1

No hay comentarios: