jueves, 10 de diciembre de 2015

Salud Mental, Orientación Sexual y Fiestas Navideñas


     Hace unas semanas me reincorporé a mis labores como psicoterapeuta en mi clínica privada, idea que había estado contemplando desde hace varios meses.  Y, parece que como consecuencia de estar escuchando quejas de algunos pacientes, se me ha venido a la mente una situación que surgía muy frecuentemente durante las fiestas de Navidad cuando laboraba hace ya varias décadas:  La depresión reactiva, situacional, entre muchos de mis pacientes con dificultades en su orientación sexual.
     Yo pensé que con la aparente mayor tolerancia de la sociedad panameña la situación anterior habría disminuido, pero me llevé una sorpresa cuando escuché la queja recientemente.
     Parece que hay un dilema importante en esto de ayudar a mantener la salud mental de una persona que busca ayuda.  Siempre he creído que cada individuo tiene el derecho de determinar qué acciones efectuará para cuidarse, especialmente ahora que hay más alternativas que décadas atrás.
     Por ejemplo, es cierto que la orientación sexual es permanente – no se puede modificar.  En cambio, la identidad sexual puede ser cambiada en el caso de las personas transgénero.  En ambos casos, la persona tiene que decidir qué quiere hacer con su vida para sentirse mejor.  Es su responsabilidad, pero el profesional debe ayudar a que su paciente tome una decisión bien informada.
     ¿Por qué en este mes muchas personas se sienten solas aunque estén rodeadas de una multitud?  Tal vez porque son capaces de percibir que, en el fondo, no son aceptados por ser diferentes, y los abrazos no tienen la calidez sincera que esperan.
     Siempre concluyo que debemos considerar que todos somos diferentes, lo cual nos hace a todos iguales….
      

No hay comentarios: