sábado, 5 de septiembre de 2015

Modificando la Discriminación


Modificando la Discriminación
En estos días hemos podido observar, a través de los medios de noticias internacionales, cómo grupos que han sido discriminados en algunas partes del mundo – en Europa, especialmente – ahora están siendo tolerados por unos y aceptados por otros.  Me estoy refiriendo a los refugiados de África.
Me ha llamado la atención una escena en una estación de tren alemana, en la que un tren proveniente de Hungría depositó varios cientos de refugiados, que fueron recibidos por una aparente multitud de alemanes que les daban la bienvenida.  Soy lo suficientemente viejo para recordar cómo el gobierno alemán – y la mayoría de su pueblo – rechazó y asesinó a muchos diferentes a ellos.  Es interesante que ahora tanto el gobierno como una buena parte del pueblo esté abogando a favor de un grupo compuesto por múltiples etnias y creencias religiosas.  No se han mencionado nadie del grupo LGTB…, pero estoy seguro que están incluidos.
¿Hay cosas que aclaran la mente de los discriminadores?
No soy sociólogo, y no puedo responder de manera global.  Pero sí creo que algunas cosas crean alguna duda.  Por ejemplo, apareció la foto de un soldado cargando el cadáver de un niño que apareció varado en una playa.  Luego he visto fotos del niño solo en la arena.  Otra foto apareció en la que había una ballena en iguales condiciones.  Esta última estaba rodeada de gente tratando de ayudarla.  En cambio, el niño estaba solo.  En la leyenda de ambas fotos se señalaba al lector que hay que recordar que los humanos también son animales – por ende, tienen tanto derecho a ser ayudados como las ballenas y similares. 
Lo arriba expuesto significa que algunas imágenes pueden impactar, otras no mucho.  Y para los activistas es cuestión de estrategia.  La foto del niño y el soldado cargándolo recorrió el mundo y hasta desató un debate sobre lo apropiado de publicar la foto o no.  Todos los entrevistados señalaron que era necesario como estrategia de apoyo.  No cabe duda de que resultó.  Es difícil no sentirse conmovido ante las penurias de un niño, por lo menos para las personas psicológicamente sanas.
¿Son permanentes los cambios ante sucesos impactantes?
Creo que no necesariamente.  Ahora mismo el gobierno alemán y gran parte de su pueblo parece tener una actitud de aceptación y tolerancia – recuerdo haber visto y escuchado a una señora alemana en una estación de tren gritarle a un grupo de turcos “esta es Deutschesland” con gran furia porque no guardaban fila para comprar su billete.  Esto fue en 1966 en Munich. 
Me pregunto qué ocurrirá cuando el gobierno decida que ya tiene suficientes refugiados y que hay que modificar leyes para ubicarlos.  Es muy probable que muchos de los ahora acogedores se arrepientan. 
Pocos en América Latina saben que el movimiento pro derechos humanos gay se inició gracias a un grupo de transformistas que fueron agredidos en un recinto donde presentaban sus espectáculos artísticos.  Esto se conoce como los Stonewall riots.  Si bien iniciaron un movimiento que aún se mantiene y ha alcanzado mucho, los resultados han recorrido un vaivén – entre mar tranquilo y con tormenta.
Ahora está muy de moda el tema del acoso agresivo – bullying.  El movimiento en su contra surgió de los suicidios de niños y adolescentes luego de haber sido vejados física y psicológicamente por su orientación sexual en los Estados Unidos.  Curiosamente, este dato parece haberse perdido entre los activistas contra el acoso agresivo.
Mas, debo admitir que algunas personas sí cambian permanentemente su actitud ante la diversidad.  Algunos se convierten en líderes de causas específicas anti-discriminación, y están dispuestas a enfrentar las consecuencias sociales por sus iniciativas.  Leí que Gandhi era discriminador mientras vivió en África del Sur. 
Un dato gracioso es cómo la iglesia mormona rechazaba a los negros hasta que decidió que su equipo de fútbol americano en la Universidad de Brigham Young necesitaba de jugadores negros.  Ahora son aceptados.  Pueden reírse del dato si ven Book of Mormon, el espectáculo de Broadway.  Creo que el cambio será permanente --- a menos que los jugadores negros sean malos, lo cual es poco probable.
¿Pero, se aplica todo esto a la comunidad GBLT en Panamá? Creo que sí, pero permítanme pensarlo mejor….