sábado, 31 de diciembre de 2016

Ciencia, Política y Lucha por la Igualdad

     Este mi última publicación de 2016, y no me queda más remedio que referirme a un tema que aún parece no tener solución ni en Panamá ni en otros lugares del mundo.  Me refiero al tema de la igualdad de derechos civiles de muchos grupos minoritarios.
     Recuerdo que en 2015 viajé a Inglaterra y me encontré con grandes dificultades para desplazarme debido a mis dificultades de movilización con bastón.  Aparentemente, en dicho país no hay mucho interés en hacerle la vida más fácil a las personas discapacitadas.  Empero, debo señalar que cuando necesité ayuda y la pedía la gente me ayudaba.  En Panamá estamos un poco más avanzados, pero aún tenemos gente que nos usurpa nuestros espacios de estacionamientos, y muchos padres no le enseñan a sus niños a tener cuidado cuando corretean cerca de una persona que usa un bastón.
     Los discapacitados somos un grupo minoritario y, aunque haya leyes que nos protejan, la cultura de la población no ha incorporado el concepto.
     Hay momentos de esporádico revuelo en función de las personas LGBTI, también grupos minoritarios.  Aquí el problema es tal vez más complicado porque hay poco sustento científico. A qué me refiero?  Muy sencillo, el hecho de que desde hace varias décadas la homosexualidad no sea considerada enfermedad no ha sido por una sustentación científica sino política de presión de grupo minoritario.  Esto ha permitido la aparición de bandos en pro y en contra.
     Para mí lo importante es que haya igualdad de derechos civiles.  No me meto con los aspectos religiosos porque no comparto ninguno.  Aunque no puedo negar que las creencias religiosas, en general, adversan cualquier beneficio para el grupo en cuestión.
     Veo muy difícil que la población en general sea capaz de cuestionar todos los preceptos que les han introducido desde que nacieron.  Requiere un proceso de estudio interior.  Y sé que por muchas leyes que se hagan a favor de los derechos civiles de los grupos minoritarios, no hay garantía de que los individuos las respeten o promuevan.  Tampoco hay la garantía de su permanencia ya que basta con que un mandatario decida derogar las leyes que su predecesor instauró.  Como ejemplo tenemos lo que parece ocurrirá en USA con su nuevo presidente.
     En fin, en medio de toda esta contradicción de obras y pensamiento humano, hay que seguir luchando para que a pesar de las diferencias seamos tratados iguales.
     Buena suerte para el 2017

viernes, 16 de diciembre de 2016

My year 2016

My 2016


I must admit that my entrance into 2016 was sad due to existential difficulties, both personal and due to survival efforts.  The previous Christmas was not a happy one, in spite of all my efforts to compensate temporary loses.

The present Christmas, 2016, has a different outlook.  The affective loses were recuperated, and I was able to hold my traditional Grandfather-Grandchildren party.  Therefore, as far as I am concerned, my Christmas is complete.  With this statement I confirm that family union is required for my December season.

I always celebrate Hanukkah with my grandchild Javier, just to remember our origins.  It obviously does not entail the religious rigurosity, but we do play with the Dreidles everyday, and we include the little gifts.

Luckily, there were no surgeries, which has been a boost to my mental health and my pocketbook.  Though, I must admit that the pains due to rheumatoid arthritis is a constant.  And I wish the alternative medicine I am taking helps.

As I try not to let my illness get me down, in February I visited my friend Ernesto Cerrud in New Delhi.  I have never been in a place with more social contrast; it was fascinating.  To top it all, in spite of the fear of my daughters-in-law, I flew from Panama to L.A., where I visited with my sister Gladys for two days and then flew on the longest non-stop flight in the world -- LA to Dubai.  From there I went on to India.  I love trying new airplanes; so, I chose Emirates because they flew the Airbus A-380.  It's the second time I go around the world.  The first time was going to Kathmandu, Nepal, five years ago.

A month ago I went to San Jose, California, to visit my nephew Manuel Palacios.  I spent a wonderful week with Carla, my little niece Verónica, and her grandmother Nuria.  During that trip I was able to meet my friends from San Jose State College -- now University.  Jane had been in Panama some years ago; Carl and Carol came from Sacramento, and Polly was there with her husband Jim -- who I had not seen since 1965.  We had lunch at an Italian restaurant -- Mamma Mía -- followed by a visit to the campus of our university, where we shared quite a few memories.  We have grown older, but our spirits remain youthful.

This year I have not written anything, except a few pieces about Panama's proposed mental and sexual health law -- which was sent to the trash can.  Nevertheless, I am writing a "how to" book which I hope to complete during 2017.

It 's been a year since I went back to my private practice once a week.  One good thing is that I am not concerned about the financial aspect of working.  Since mental health workers cannot work for free I charge a cup of coffee if the client cannot pay.

My friends' inconditional suppport has been a key factor in this stage of my life.  They are a few, but are real.  Without them I would have not been able to keep on going, because a permanent depression cannot be dealt with only with medication.

As far as my sons, they grew up with the uncertainty of their mother's life since whe was 35 years old.  That was when she had her first two surgeries after a brain stroke.  They saw how she fought for her life until her final moments arrived when they were adults.  Though I have the impression that they idealized their father as invincible, and it may have been very difficult to adjust to his emotional and physical downfall after Emita's departure.

My permanent fear is becoming dependent, physically.  This terror has impelled me to recover at a fast pace after my feet surgeries, especially.

There is a very simple message for my children:  No matter how strong a father may appear to be, he is not Superman.  In fact, not even Superman survived loneliness.

I hope 2017 handles me with care and allows me to fulfill my first goal:  To meet Eleonora Palacios, my almost two-year old niece in London by the end of March.

May the photos deliver my wishes for you.


Reflexiones sobre mi 2016

Reflexiones sobre mi 2016

Debo admitir que entré al 2016 con gran tristeza debido a dificultades existenciales de tipo personal y tal vez por sobrevivencia.  La Navidad pasada no fue alegre, a pesar de todos los intentos de compensación de pérdidas temporales.

Esta Navidad, 2016, el panorama es diferente.  Las pérdidas afectivas fueron recuperadas, y logré hacer mi fiesta de abuelo y todos los nietos.  Para mí, la época festiva se ha completado.  Con esto confirmo que si no hay unión familiar la Navidad no existe para mí.

Con mi nieto Javier he celebrado Hanukkah, simplemente para que recordemos nuestros orígenes.  Ciertamente, no conlleva toda la rigurosidad religiosa, pero sí jugamos Dreidle durante todos los días correspondientes, incluyendo los regalitos, sencillos, acostumbrados.

Este año no he pasado por cirugías, lo cual ha sido muy bueno tanto anímicamente como económicamente.  Aunque debo admitir que las crisis de dolor han sido la orden del día, y me gustaría pensar que en algún momento podré pasar un día sin dolor en alguna parte del cuerpo.  En fin, la artritis reumatoide es así, y hay que aprender a llevarla.

Como trato de no dejarme vencer por las enfermedades, este año me fui a visitar a mi amigo Ernesto Cerrud a Nueva Delhi.  Esto fue en el mes de febrero.  Jamás había visitado un país con mayores contrastes sociales; fue fascinante.  Además, contra todas las advertencias de mis espantadas nueras, viajé desde Panamá a Los Ángeles, donde estuve con mi hermana Gladys por dos días, y luego en el vuelo sin escalas más largo del mundo -- Los Ángeles a Dubai.  Y de ahí hasta Nueva Delhi, India.  Y como me encanta probar aviones nuevos, elegí Emirates porque volaban el Airbus A-380 de dos pisos.  Es la segunda vez que le doy la vuelta al mundo. La primera fue cuando fui a Kathmandú, Nepal, hace unos 5 años.

Hace un mes fui a San José, California, a visitar a mi sobrino-ahijado Manuel Palacios.  Y pasé una semana maravillosa con Carla, mi sobrinita Verónica y su abuelita Nuria.  Durante ese viaje aproveché para participar de una reunión con algunos de mis compañeros de universidad -- San Jose State University.  Jane había estado en Panamá hace varios años; Carl y Carol vinieron desde Sacramento, y Polly llegó con su esposo Jim.  Yo no había visto a Jim desde 1965.  Almorzamos en un restaurante italiano -- Mamma Mía -- y luego fuímos a la universidad a recordar viejos tiempos.
Los tiempos eran viejos, pero nuestro espíritu se mantenía joven.

Un día regresé a la universidad con Doña Nuria y nos encontramos con la estatua alusiva a los dos ex-alumnos de SJS que alzaron los brazos con la señal de Black Power en las Olimpíadas de 1964 en México.  Unos japoneses se tomaron fotos conmigo ante el monumento cuando les comenté que yo era compañero de esos atletas y que los veía practicar desde mi dormitorio todas las mañanas.

Este año no escribí nada, excepto unos cuantos artículos relacionados con el proyecto de ley de salud sexual y reproductiva -- que se archivó, para variar -- y otros sobre la salud mental y sexual. Empero, sí estoy escribiendo un libro que espero terminar en el 2017.  No será ni cuento ni novela sino algo completamente diferente.

Cumplí un año de haber regresado a la clínica, a la cual asisto una vez a la semana.  Un aspecto diferente es que ahora no me preocupa si es productiva económicamente. Como los psicólogos clínicos no debemos dar consultas gratis, cuando alguien no puede pagar en efectivo le pido que me traiga un café.

El apoyo de mis amigos ha sido incondicional durante esta época de mi vida.  No son muchos, pero son verdaderos.  Sin ellos no hubiera podido seguir adelante, porque una depresión permanente no se puede manejar solamente con medicamentos.

Mis hijos son punto y aparte.  Estos muchachos crecieron con la incertidumbre de perder a su madre en cualquier momento, desde que Emita tuvo su primer accidente cerebro vascular a los 35 años de edad.  Vieron cómo su madre luchó hasta que le llegó su momento final muchos años después, cuando ya ellos eran adultos.  También tengo la impresión de que idealizaron a su padre como invencible, y fue difícil para ellos lidiar con su derrumbe emocional y físico luego de la partida de Emita.

Mi mensaje es sencillo para cualquiera que sea hijo:  Los padres, por mucha fuerza que aparentemos tener, no somos Superman.  De hecho, ni este personaje de ficción soportó la soledad.

Mi terror permanente es quedar dependiente, físicamente, de alguien.  Este temor me ha ayudado para recuperarme de las cirugías en los pies, especialmente.

Espero que el 2017 me trate con cariño, y que me permita cumplir con mi primera meta: Conocer a Eleonora Palacios, mi sobrinita-nieta afectiva en Londres en la última semana de Marzo.

Finalmente, la foto les dice mi mensaje:







miércoles, 12 de octubre de 2016

Tacto Rectal vs Masaje Prostático

En la actualidad se está haciendo mucho énfasis en la campaña de la cinta rosada -- en Panamá sería la 'tolda rosada'.  Lo cierto es que el tema es la prevención del cáncer de mama.

Paralelamente, se ha estado enviando el mensaje de que el cáncer más común entre los varones es el cáncer de próstata.  Empero, las campañas efectuadas no han logrado incrementar significativamente el número de hombres mayores de 40 años que se someten al examen de próstata directo -- el tacto rectal.

Es cierto que el examen de laboratorio conocido como PSA, que dará una cifra del antígeno prostatico en sangre, parece ser tomado como alternativa aún por algunos médicos.  Pero yo recuerdo que en la universidad uno de mis profesores -- urólogo -- siempre decía que el médico que "no mete el dedo mete la pata".

En cuanto al tacto rectal, el médico inserta el dedo índice recubierto con látex y bien lubricado, toma menos de 10 segundos y permite que el galeno evalúe de inmediato si hay una inflamación -- hiperplasia -- o alguna otra irregularidad que amerite un examen más invasivo conocido como biopsia prostática.

En todo caso, la parte científica puede ser más extensa, pero lo cierto es que el público común y corriente teme que el tacto rectal pueda convertir al examinado en homosexual.  Se tiene la idea, totalmente errónea, que el examen en cuestión produce placer.

El tacto rectal NO produce placer.  

En cambio, el Masaje Prostático SÍ produce placer, y puede llevar a una eyaculación.  De hecho, es un tratamiento médico que se utiliza cuando existe una hiperplasia prostática benigna -- inflamación no cancerosa de la próstata -- y hay que descargar la vesícula seminal.  El hecho de que produzca placer es algo simplemente fisiológico -- se hace un masaje delicado a la próstata  -- pasajero y, finalmente, incómodo por tratarse de un tratamiento médico.  Pero, de esto a decidir que este tipo de actividad va a ser el nuevo medio de comunicación sexual es una aseveración producto de la imaginación, fantasía y cuidado que proyección de quien lo cree. De paso, el masaje prostático está contraindicado en casos de cáncer de próstata.

domingo, 2 de octubre de 2016

Los ruidos y las alturas

A través de los años mi Ciudad de Panamá ha ido creciendo no solamente horizontalmente sino verticalmente. Para mí esto ha tenido una serie de efectos especiales, especialmente relacionados con el descubrimiento del ruido de nuestra urbe.

Durante muchos años viví en edificios de poca altura, no solamente en esta ciudad sino en Estados Unidos y España.  Debido, tal vez, a la cultura del lugar, se podía dormir a cualquier hora del día sin ser despertado por ruidos casi ensordecedores -- ni de automóviles, buses ni música estruendosa.

Cuando regresé a Panamá hace muchos años viví primero en un edificio de poca elevación, y luego en un condominio de iguales características.  El área del condominio era pacífica en todo sentido.  Más adelante nos mudamos a un lugar en el cual no había más que casas -- en su mayoría de un piso y con dos en áreas especiales.  Esto resultó ser un paraíso de quietud.  Basta decir que no se escuchaba nada que no proviniera de la misma residencia.  De más está decir que me acostumbré al silencio.

Ahora, ya viejo, tengo un lugar de retiro, donde puedo tomar un par de días de descanso de los quehaceres de cuidar nietos, mis mascotas y uno que otro oficio doméstico que me permito efectuar.  La vista desde este refugio es espectacular.  Puedo ver el Océano Pacífico desde el balcón y los aviones descendiendo hacia el aeropuerto Tocumen.  Mas, es cierto aquello de que nada es perfecto.

Nunca le había dado mucha importancia a las leyes de la física, especialmente aquella que explica que el sonido se eleva y se escucha más entre más altura alcance.  Vaya, desde el piso 20 puedo recibir el sonido de toda la ciudad circundante.  Desde la música más escandalosa reggaesera hasta los carros y motos que pasan haciendo alarde de sus troneras, amén de los choques entre autos que no respetan las luces en la intersección cercana al edificio.

Tengo que admitir que me encanta observar desde mi elevado balcón todos los edificios que van surgiendo a lo lejos, Aunque a su vez me voy adaptando a la realidad de que independientemente de la clase socio-económica, mis congéneres son escandalosos.  Estoy convencido de que la única diferencia es que a nivel de tierra se nota menos.

¿Qué importancia tiene mi reflexión?  Realmente, ninguna, más allá de la libertad que me da la edad para decir lo que pienso.

lunes, 5 de septiembre de 2016

¿Enseñar sobre sexo a niños?

¿Enseñar sobre sexo a niños?

Dr. Alejandro Cantón-Dutari

Esta pregunta me la hizo una cliente mía que no era panameña, sí manifestó sus dudas respecto al tema del inicio de la educación sexual. De hecho, en su país este tema no sería traído a la palestra porque ni religiosamente ni culturalmente es concebible. Empero, no es el caso de Panamá, en el cual hay todo un revuelo en función del tema. Me refiero a la Ley 61 sobre Educación Sexual Integral.

Mi respuesta fue muy sencilla. Si bien es cierto que la educación sexual formal debe iniciarse en la escuela, hay cosas muy simples que pueden efectuarse de manera paralela en casa. Por ejemplo, vivimos en una cultura en la cual se hacen muchas cosas pero se habla muy poco, adecuadamente, al respecto.

Siempre me ha causado gracia que desde que somos niños nos enseñan que los varones tenemos un pipí, o un pitito o cualquier otra cosa. Las niñas tienen un tonta, o una panocha o no sé qué más. Yo sugiero que desde que los infantes descubren sus genitales, y los padres lo notan, deben nombrarlos por su nombre correcto: Pene para los niños y Vulva para las niñas.

Al lector puede parecerle lo más lógico. Pero, enseñen a sus hijos o nietos a usar la terminología correcta y apenas regresen del colegio les aseguro que les dirán que alguien los corrigió por estar hablando “malas palabras”. Y no se extrañen si es la maestra – ahora las llaman ‘teacher’ aunque no sepan inglés – la que hace el primer comentario.


 Como podrán imaginar, esto de la educación sexual no es nada fácil, aunque sea necesario.   

domingo, 21 de agosto de 2016

#CHUPAELPERRO -- Comentario

     Tengo que admitir que cuando veo a mis nietos pegados a su computadora escuchando a algún adulto comentando sobre cosas que yo no entiendo tiendo a preocuparme.  Generalmente concluyo, erróneamente, que no están recibiendo la mejor información.  Bueno, en ocasiones me he encontrado que el vocabulario es más subido de tono del que estoy acostumbrado.
     Mi nieto Diego me acompañó a la Feria del Libro de Panamá, 2016, y me llamó la atención cuando me pidió que le comprara un libro intitulado #CHUPAELPERRO, de Germán Garmendia.  A Dieguito le gusta leer, por lo cual no dudé en compráraselo.  Revisé la carátula y me pareció que la cara del autor me resultaba conocida.  El niño me aclaró que era un muchacho, casi señor, chileno, que tiene un programa de videos en Youtube... Decidí que leería el libro.
     Señores, este autor es un genio en conquistar una audiencia lectora.  Su producto es un libro que yo catalogaría de auto ayuda, que puede ser de valor tanto para un púber como Dieguito como para un abuelo de más de 70 años, como yo.
     El lenguaje utilizado es moderno, no soez, ubicado en el vocabulario que mayormente entiende la gente joven que sabe utilizar la tecnología actual.  Pero hasta yo logré entender las recomendaciones, que se hacen a través de un monólogo dirigido al lector.  Algunos títulos de temas pueden escandalizar: "Fúgate con tu novi@", por ejemplo.  Aunque la mayoría es motivadora -- no que escaparse no lo sea... "Piensa en el futuro" me pareció muy apropiado, especialmente cuando le dicen a uno que hay que centrarse en el día a día. Hasta los viejos tenemos un futuro, si nos lo permitimos.
     Lo único que me dejó algo inquieto fue la utilización de la famosa arroba ... @.  Yo aún me rijo por los dictámenes de la Real Academia Española de... y no entro por la equidad en la escritura.  Pero eso es tema de otro costal...
    Y sí, hasta los viejos tenemos que acostumbrarnos a las pérdidas.  De acuerdo con Germán o, siguiendo un Germansejo, cuando alguien se me va no me quedará más que decirme CHUPAELPERRO y pa'lante.

jueves, 14 de julio de 2016

Contrincantes Unidos

Bueno, la historia de la Asamblea parece indicar que todo proyecto de ley que se devuelve a primer debate termina siendo engavetado.
La única diferencia de cómo se manejó esto ahora es que por las redes sociales todo fue más visible que hace 30 años. Pero el resultado final ha sido el mismo. Lástima!!!!
     No deja de causarme gracia ver cómo dos grupos que siempre de enfrentan como contrincantes -- Católicos y Evangélicos panameños se unieron en una causa común: Detener el proyecto de Ley de Educación Sexual y Reproductiva. Y parece que lo lograron.

lunes, 11 de julio de 2016

Educación sexual o morir en la orilla?

La afirmación 'La educación sexual empieza en casa' no aplica en los niveles socio-económicos bajos donde no ha habido previa educación sexual. Y en los más elevados la mayoría de los padres no educan porque no saben cómo hacerlo.
Al final parece aplicar aquello de que a los grupos religiosos les interesa mantener al pueblo ignorante, supersticioso y manipulado. Quién gana en todo esto?
Ojalá que no hayamos nadado para morir en la orilla.

Estoy Preocupado

Hay que entender que mientras no exista una Ley que obligue al Ministerio de Educación a impartir educación sexual nunca se podrá educar al respecto para nuestra población en mayor riesgo. Y no se podrá lograr pasar la ley mientras el Gobierno no sea realmente laico. Estoy muy preocupado

jueves, 7 de julio de 2016

Ley 61 sobre Educación Sexual Integral y Guías de Educación Sexual

               Ley 61 sobre Educación Sexual Integral y Guías de Educación Sexual

             La actual controversia sobre el proyecto de Ley de Educación Sexual Integral – Ley 61 – me ha traído varios recuerdos. Deseo compartirlos con ustedes, recordando que mis conclusiones son simplemente mis opiniones, y no me interesa participar en una controversia fuera de lo histórico y científico.
            Como probablemente sepan, mi área de concentración dentro de mi profesión de psicólogo clínico fue la sexología clínica.  En mis tiempos, existían muy pocas personas en Panamá laborando en algo relacionado.  Empero, había algunos, y ya compartíamos la preocupación por los embarazos en púberes y adolescentes al igual que el incremento de las infecciones de transmisión sexual.  Cuando apareció el VIH la premura por brindar orientación y educación de prevención se incrementó.
            El VIH apareció en 1984, pero desde la década de los 70 el Ministerio de Salud, especialmente, con la colaboración de la Caja de Seguro Social y algunas organizaciones interesadas – APLAFA se incluyó en su momento – algunos personas nos reunimos formalmente para abordar el problema, intentando planificar un programa de educación sexual a través del Ministerio de Educación. 
            Era un tiempo en el cual reinaba la desconfianza política debido a la dictadura militar que gobernaba, pero los participantes logramos centrarnos en la problemática de salud.  Recuerdo que participé con la Dra. Aida Libia de Rivera, el Dr. Egberto Stanziola, Dra. María Aybar y otros colegas que se me escapan de la memoria – dentro de poco entro en la década de los 80. 
            Año tras año, y proyecto tras proyecto, terminaba con gran amargura.  Siempre apareció un enemigo que lograba boicotear – el fundamentalismo religioso.  Cuando empezó el VIH/SIDA se nos ocurrió que estábamos ante algo que concernía la vida vs la muerte.  En mi caso, un grupo de personas jóvenes, temerosas pero valientes me apoyaron para formar una organización no gubernamental que pudiera trabajar fuera del contexto del paraguas gubernamental.  Fundamos la Asociación Panameña Contra el SIDA –APACSIDA -- a través de la cual pudimos colaborar con los esfuerzos gubernamentales y entrar en las áreas de mayor riesgo para adquirir el virus e infecciones de transmisión sexual.  Y, de paso, orientar sobre prevención de embarazos.  Obviamente, había que incluir el tema de género ya que, en aquel tiempo, el grupo homosexual era el más vulnerable. 
            Tengo que admitir que todo el esfuerzo anterior, que traigo a colación porque muy poca gente lo recuerda – tal vez muchos ya no estén en este conflictivo mundo – tuvo una gran falla.  COMO NO HABÍA LA OBLIGACIÓN DE EDUCAR SOBRE SALUD SEXUAL nuestros intentos no tenían mayor fuerza. 
            En la actualidad se está corrigiendo nuestro error estratégico.  El Dr. Crispiano  Adames ha presentado un Proyecto de Ley sobre Educación Sexual Integral.  Esta ley, que espero sea aprobada en nuestra Asamblea Nacional de Diputados, obligará a que el Ministerio de Educación establezca los medios docentes necesarios para que nuestra población dependiente de la educación pública ofrezca la educación sexual necesaria de acuerdo con cada nivel escolar. Y, creo que procurará que exista uniformidad en los temas que sean incluidos, de manera que se garantice la correcta información tanto en las escuelas públicas como en las privadas.

            Como creo que ahora el orden estratégico es el correcto – Ley, luego Guías Educativas – le rezo a San Guchito para que nos ayude.  Le funcionó siempre a Condorito…

martes, 5 de julio de 2016

Trans o Disforia de Género

                                                   Trans o Disforia de Género
            Ahora que he regresado, aunque sea a tiempo parcial, a mi vida profesional, me he enfrentado a cambios importantes en el público, tanto socialmente como científicamente.  Por muchas circunstancias, tal vez provenientes de la edad, siento que tengo mayor comprensión y empatía en función de los sufrimientos de mis pacientes.  Además, siento más libertad para cuestionar públicamente.
            Cuando me jubilé mi clientela incluía una buena cantidad de personas consultando por diversos temas relacionados con lo que aún se conocía como trastornos de orientación sexual.  O, más bien, conflictos de adaptación debido a la orientación sexual en una sociedad básicamente heterosexual.  Los intentos de tratamiento de la homosexualidad, per se, ya se habían despopularizado.  Básicamente por no ser considerada como un diagnóstico y, por lo tanto, sin justificación para someterse a ningún ‘tratamiento’.
            En la actualidad me ha sorprendido encontrarme con que lo que está de moda es el tema conocido como Trans, especialmente luego de la presentación pública del mundialmente conocido atleta Bruce Jenner, hoy Caitlin Jenner – mujer Trans.  A esto le podemos añadir la película The Danish Girl, cuya protagonista ganó el Oscar como mejor actriz recientemente.  La producción giraba alrededor del tema de la persona Transgénero.
            Ya había tenido experiencias atendiendo a personas Transgénero hace muchas décadas, pero al revisar el DSM-V (Manual de Clasificación Diagnóstica, versión V, de los Estados U nidos de América) por el cual nos regimos la mayoría de los profesionales de la salud mental en América, encontré que ya no se menciona el concepto de orientación sexual.  La homosexualidad pasa, me parece, a ser interés del campo de la sociología o la antropología.
            Empero, los términos Trans, Transexual y Transgénero tampoco se mencionan.  En cambio, existe un diagnóstico denominado Disforia de Género, que pertenece al grupo de los Trastornos de la Identidad Sexual.  Su clasificación específica es 302.85 (F64.1) 
            En la descripción de los parámetros de inclusión diagnóstica para la Disforia de Género hay seis ítems, cada uno bien explicado.  El diagnóstico diferencial se determina cuando se cumplen dos de los seis por un período de más de seis meses.  Además, no se requiere que la persona haya sido intervenida quirúrgicamente para su reasignación sexual.
            ¿Qué significa esto para mí en estos tiempos?  La identidad sexual siempre se ha clasificado en dos categorías:  Hombre (XY) y Mujer (XX).  Hoy día se considera la existencia de una tercera categoría: Trans. Esta nace de la incongruencia entre el ser de uno u otro sexo y aceptar las características del mismo.
            Recuerdo comentarios que escuchaba en mi juventud, estudiando la carrera de Psicología.  Se decía, refiriéndose a los homosexuales, que eran el Tercer Sexo.  Y hasta recuerdo una película que llevaba dicho título.  No la pude ver porque yo era menor de edad.  La dieron en el Teatro Presidente.
            Cuando fui a la India a principios de este año leí, en la solicitud de visado hindú, que en lo correspondiente a sexo había tres alternativas: Hombre, Mujer, Trans.  Las implicaciones me parecieron fascinantes.

            Seguiré escribiendo al respecto, porque me han surgido muchas preguntas.  Les adelanto una.  Si la identidad sexual no es lo mismo que la orientación sexual ¿por qué las personas Trans tienen que ser sometidas a los mismos juicios que las personas gay, lesbianas o bisexuales?  En todo caso, tendría lógica si la persona con identidad sexual Trans también cursa con una orientación sexual G,L o B, lo cual es posible.

miércoles, 15 de junio de 2016

Depresión matutina -- tips para des-paralizarse

                     Dr. Alejandro Cantón-Dutari
                      Psicólogo Clínico

Hace unos años publiqué una entrada titulada "Depresión matutina -- tips para des-paralizarse." Tuvo muy buena aceptación  y buena respuesta, luego recibí un comentario - pregunta sobre el tema- el cual quiero reproducir porque añade una arista al tema. De manera que, editaré la anterior y añadiré el comentario.


Una de las características de sentirse deprimido es que, en muchos casos, apenas se abren los ojos se siente una oleada de tristeza que provoca quedarse metido en la cama para no enfrentar qué podría venir después.

Pues, esto hay que pelearlo.

Lo que sugiero es: abrir los ojos; salir de la cama como bólido; lavarse la cara; afeitarse inmediatamente y ya se está listo.

Lo de afeitarse enseguida tiene un valor simbólico. Es una práctica que, al terminar, indica que se está preparado para el día. (Para las damas puede ser hacer algo de maquillaje)

Antes no incluía los domingos. Ahora, como defensa, es una práctica diaria. Luego a desayunar y, si no hay que salir a “trabajar” formalmente – en el caso de los jubilados, propensos a la depresión -  se puede dejar el baño para más tarde.

De paso, en el desayuno se toman las  “happy pills”, como las llaman los gringos, que no es más que la combinación de anti-depresivo y ansiolítico que recetó el psiquiatra, y que se tendrá que tomar por mucho tiempo. 

La modificación de conducta, o terapia cognitiva es importante además de la psicofarmacológica y comprender por qué se está deprimido.

A continuación el comentario y mi contestación:

nilda dijo...
Hola,aunque no soy gay, googlié DEPRESION MATUTINA y entre páginas sobre técnicas orientales para combatirla, saltó este site, que me parecio bueno.
Ahora yo digo ¿por qué da esta maldita depresión y por qué, también, se puede estar años tomando lo que vos dijiste, antidepresivos y ansióliticos, y una siente que realmente está mejor pero ni bien larga las pastillas,de vuelta esa tristeza horrible a la mañana ya está acechando?
18 de agosto de 2009 14:06
alejandro canton dijo...

Nilda: El problema es que la depresión tiene una arista bioquímica, que tiene que ver con la recaptura de la serotonina. Por eso ahora se toman "inhibidores selectivos de la recaptura de la serotonina". Y hay personas que la requieren, independientemente de los esfuerzos psicológicos-comportamentales que lleven a cabo para ayudarse.
Es una enfermedad y es una carga, pero no debe ser una vergüenza.
Ah, y gracias por leer el blog.
A.d.o.(abrazo de oso)

lunes, 21 de marzo de 2016

¿La Educación Sexual Empieza en Casa? ¡NO!

     Durante muchas décadas me tocó participar en los diversos intentos del Ministerio de Salud durante varias administraciones para tratar de instaurar educación sexual en nuestras escuelas.  Finalmente, llegó mi jubilación y nada cambió, a pesar de esfuerzos ingentes y alternativas bien estudiadas con asesoramiento internacional.  El peso de la religión católica no pudo, ni puede, ser ignorado.
     Hace unos días escuché una entrevista a Mons. Ulloa, arzobispo de Panamá.  En la misma repite una muletilla que ya me tiene hasta el cogote:  “La educación sexual empieza en casa.”
    Debo confesar que la frase me pateó en el estómago, especialmente por la ignorancia que la misma incluye.  No es cierto que alguien que no tenga ningún conocimiento sobre una materia puede o debe enseñar sobre la misma.  ¿Se pueden imaginar un maestro que no conozca nada de matemáticas enseñando quebrados, cocientes, coeficientes y demás? 
     Durante 40 años trabajé en el área de la sexología clínica, y hablé con cientos de padres de familia.  Ninguno sabía lo suficiente sobre sexualidad humana básica como para dar suficiente información a sus hijos.  Y, en el mejor de los casos, no se sentían con la comodidad necesaria para hablar sobre el tema. Esto incluyó hasta profesionales de la salud.
    Si fuera cierto que la educación sexual debe empezar en casa, veo a los alumnos/hijos muy mal informados.
    Hay que empezar por educar a los padres de familia y, paralelamente, a los docentes en las escuelas.  Y no se trata de enseñar sobre la fisiología de la reproducción; hay muchas aristas que deben ser consideradas.

     En fin, yo estoy llegando al final de mis años útiles, y ya cooperé con mi batalla.  Pero hay cosas ante las cuales no me puedo quedar callado.  No puedo ser cómplice de la propagación de una falacia.