martes, 5 de julio de 2016

Trans o Disforia de Género

                                                   Trans o Disforia de Género
            Ahora que he regresado, aunque sea a tiempo parcial, a mi vida profesional, me he enfrentado a cambios importantes en el público, tanto socialmente como científicamente.  Por muchas circunstancias, tal vez provenientes de la edad, siento que tengo mayor comprensión y empatía en función de los sufrimientos de mis pacientes.  Además, siento más libertad para cuestionar públicamente.
            Cuando me jubilé mi clientela incluía una buena cantidad de personas consultando por diversos temas relacionados con lo que aún se conocía como trastornos de orientación sexual.  O, más bien, conflictos de adaptación debido a la orientación sexual en una sociedad básicamente heterosexual.  Los intentos de tratamiento de la homosexualidad, per se, ya se habían despopularizado.  Básicamente por no ser considerada como un diagnóstico y, por lo tanto, sin justificación para someterse a ningún ‘tratamiento’.
            En la actualidad me ha sorprendido encontrarme con que lo que está de moda es el tema conocido como Trans, especialmente luego de la presentación pública del mundialmente conocido atleta Bruce Jenner, hoy Caitlin Jenner – mujer Trans.  A esto le podemos añadir la película The Danish Girl, cuya protagonista ganó el Oscar como mejor actriz recientemente.  La producción giraba alrededor del tema de la persona Transgénero.
            Ya había tenido experiencias atendiendo a personas Transgénero hace muchas décadas, pero al revisar el DSM-V (Manual de Clasificación Diagnóstica, versión V, de los Estados U nidos de América) por el cual nos regimos la mayoría de los profesionales de la salud mental en América, encontré que ya no se menciona el concepto de orientación sexual.  La homosexualidad pasa, me parece, a ser interés del campo de la sociología o la antropología.
            Empero, los términos Trans, Transexual y Transgénero tampoco se mencionan.  En cambio, existe un diagnóstico denominado Disforia de Género, que pertenece al grupo de los Trastornos de la Identidad Sexual.  Su clasificación específica es 302.85 (F64.1) 
            En la descripción de los parámetros de inclusión diagnóstica para la Disforia de Género hay seis ítems, cada uno bien explicado.  El diagnóstico diferencial se determina cuando se cumplen dos de los seis por un período de más de seis meses.  Además, no se requiere que la persona haya sido intervenida quirúrgicamente para su reasignación sexual.
            ¿Qué significa esto para mí en estos tiempos?  La identidad sexual siempre se ha clasificado en dos categorías:  Hombre (XY) y Mujer (XX).  Hoy día se considera la existencia de una tercera categoría: Trans. Esta nace de la incongruencia entre el ser de uno u otro sexo y aceptar las características del mismo.
            Recuerdo comentarios que escuchaba en mi juventud, estudiando la carrera de Psicología.  Se decía, refiriéndose a los homosexuales, que eran el Tercer Sexo.  Y hasta recuerdo una película que llevaba dicho título.  No la pude ver porque yo era menor de edad.  La dieron en el Teatro Presidente.
            Cuando fui a la India a principios de este año leí, en la solicitud de visado hindú, que en lo correspondiente a sexo había tres alternativas: Hombre, Mujer, Trans.  Las implicaciones me parecieron fascinantes.

            Seguiré escribiendo al respecto, porque me han surgido muchas preguntas.  Les adelanto una.  Si la identidad sexual no es lo mismo que la orientación sexual ¿por qué las personas Trans tienen que ser sometidas a los mismos juicios que las personas gay, lesbianas o bisexuales?  En todo caso, tendría lógica si la persona con identidad sexual Trans también cursa con una orientación sexual G,L o B, lo cual es posible.

4 comentarios:

Omega dijo...

Creo que una persona que se siente que esta atrapada en el sexo equivocado tiene mas problemas psicológicos que una que simplemente le gusta su propio sexo.

Omega dijo...

Creo que los problemas psicológicos son mas fuertes si la persona es rechazada por la familia sin importar si es transexual, bisexual o simplemente homosexual.

alex canton dijo...

Asi es

alex canton dijo...

Hay muchas más variables que considerar , en efecto