miércoles, 12 de octubre de 2016

Tacto Rectal vs Masaje Prostático

En la actualidad se está haciendo mucho énfasis en la campaña de la cinta rosada -- en Panamá sería la 'tolda rosada'.  Lo cierto es que el tema es la prevención del cáncer de mama.

Paralelamente, se ha estado enviando el mensaje de que el cáncer más común entre los varones es el cáncer de próstata.  Empero, las campañas efectuadas no han logrado incrementar significativamente el número de hombres mayores de 40 años que se someten al examen de próstata directo -- el tacto rectal.

Es cierto que el examen de laboratorio conocido como PSA, que dará una cifra del antígeno prostatico en sangre, parece ser tomado como alternativa aún por algunos médicos.  Pero yo recuerdo que en la universidad uno de mis profesores -- urólogo -- siempre decía que el médico que "no mete el dedo mete la pata".

En cuanto al tacto rectal, el médico inserta el dedo índice recubierto con látex y bien lubricado, toma menos de 10 segundos y permite que el galeno evalúe de inmediato si hay una inflamación -- hiperplasia -- o alguna otra irregularidad que amerite un examen más invasivo conocido como biopsia prostática.

En todo caso, la parte científica puede ser más extensa, pero lo cierto es que el público común y corriente teme que el tacto rectal pueda convertir al examinado en homosexual.  Se tiene la idea, totalmente errónea, que el examen en cuestión produce placer.

El tacto rectal NO produce placer.  

En cambio, el Masaje Prostático SÍ produce placer, y puede llevar a una eyaculación.  De hecho, es un tratamiento médico que se utiliza cuando existe una hiperplasia prostática benigna -- inflamación no cancerosa de la próstata -- y hay que descargar la vesícula seminal.  El hecho de que produzca placer es algo simplemente fisiológico -- se hace un masaje delicado a la próstata  -- pasajero y, finalmente, incómodo por tratarse de un tratamiento médico.  Pero, de esto a decidir que este tipo de actividad va a ser el nuevo medio de comunicación sexual es una aseveración producto de la imaginación, fantasía y cuidado que proyección de quien lo cree. De paso, el masaje prostático está contraindicado en casos de cáncer de próstata.